Imágenes

photomail image 28-525-2.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy68
mod_vvisit_counterAyer150
mod_vvisit_counterEsta semana652
mod_vvisit_counterSemana anterior1099
mod_vvisit_counterEste mes2777
mod_vvisit_counterMes anterior4997
mod_vvisit_counterTotal859480

Visitantes en línea: 2
19-07-2019

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
Segundo encuentro en Gaucín, 2015 PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Domingo, 26 de Abril de 2015 16:31

 

 



Parece que, una vez fallecidas las hermanas Toledano Jordán –la abuela Felicia y la tía Angelita-, sus hijas, nietos y sobrinos no quieren romper la tradición y, ahora, siguen reuniéndose al grito de “Valdivias en abril”.  Va por el segundo año y promete seguir en el venidero, en que se cumplen los treinta años del primer ochenta cumpleaños de la abuela Felicia, cuando lo celebramos en la Carihuela. Y nos vamos haciendo viejos más de uno.


Este año ha coincidido con la presentación del libro “Gaucín, las miradas del tiempo”. Tres días de convivencia muy entrañable. Acompañándome en mis palabras sobre “Gaucín, el Sur Infinito”, rematando la tarde con una copa de vino con los venidos de la Diputación de Málaga, con la asistencia afectuosa de Pedro Godino, nuestro Alcalde, y la de Consuelo de Molina. Al día siguiente, alguno tuvo tiempo de asistir al día de la Matanza y otros de presenciar la primera Carrera Popular de Gaucín, incluso cuatro de los míos se involucraron en el recorrido.

El almuerzo familiar, celebrado en el restaurante de Antonio, ha contado con 47 asistentes. Estupendo menú y mejor servicio. De allí a ver ganar al Real Madrid. Y, por la noche, fin de fiesta en casa de Paco Pepe, con procesión del primo Pepe, de la que sólo he podido subir dos minutos y medio, porque no sé achicar el video ni dividirlo en dos partes. En la que no cabe, se ve el intento de echarlo a la fuente y la destreza de mantener la copa de vino intacta, salvo alguna gota traicionera en semejante sitio.

A la mañana siguiente, desayuno opíparo en casa de Antonia y despedida y cierre, hasta el año que viene. Mis Pilares y yo llegamos a Jaén a las dos de la tarde.

¿Cuántos encuentros nos quedarán? Los precisos… y viva la vida que Dios nos regala. Por mi parte, subo un reportaje con fotos alusivas.

Este es el enlace: https://plus.google.com/photos/118184867089338388542/albums/6139912690297100337