Imágenes

con elvira.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy28
mod_vvisit_counterAyer48
mod_vvisit_counterEsta semana187
mod_vvisit_counterSemana anterior234
mod_vvisit_counterEste mes762
mod_vvisit_counterMes anterior1330
mod_vvisit_counterTotal1026837

Visitantes en línea: 2
19-04-2024

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
Enjuga tus lágrimas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Jueves, 05 de Marzo de 2009 12:21

 

 


Hace unos días recibí, con gran alegría, un correo en esta página Web, desde Bucarest, en el que María Valdivia me decía que la leía a diario por el placer de sentirse más cerca de la familia. Esta noticia me recordó al tío José y su familia del Ferrol, donde él ejerció la Comandancia de Marina de aquella plaza, a la que recaló desde nuestro Gaucín en los años treinta del siglo pasado. En varias ocasiones volvieron a sus raíces, donde pasaron algunos veranos inolvidables. En otras varias, nosotros subimos a tierras gallegas para recibir la acogida entrañable de los tíos Juana y José y el cariño desbordado de sus hijos Salvadora, José y Juan, primos de Pilar. Degustamos deliciosos percebes –“cogidos en la marea alta expresamente para vosotros”- y otras exquisiteces culinaria de aquellos mares. Recorrimos en su compañía las verdes montañas de Galicia, sus mimosas rías, nos asombramos ante las piedras de sus hórreos y contemplamos el balneario de Guitiriz y tantos y tantos monumentos y paisajes inolvidables.

 

También he recordado cómo Mayte Valdivia (la otra de las hijas de Salvadora) me enviaba el año pasado  un Power Point que ella había confeccionado con motivo de la muerte de su madre, que siempre les pidió que el día que se muriese le gustaría que la enterrasen al son de una melodía  titulada "Negra Sombra" -basada en un poema de Rosalía de Castro-, deseo que cumplieron las hijas. En efecto, me decía Mayte que dos compañeros del conservatorio  tocaron dicha melodía con el violín y la flauta en el cementerio, mientras se procedía al enterramiento de la madre.

 

Y me acompañaba el Power Point, en el que, en diez diapositivas, se mostraba a una Salvadora con su característica sonrisa, dulce como una melodía gallega, y, en otras, cariñosa y embobada con sus nietas. Me decía que las fotos no eran las mejores, pero que se las había hecho el día del cumpleaños de su hijo. “Ya estaba enferma y mi marido y yo ya sabíamos lo que tenía y que poco o nada se podía hacer, ella no; pero quisimos que fuese igual un día feliz”.

 

Hoy quiero unir ambos recuerdos y tener una pequeña deferencia con Salvadora Valdivia Casanova la prima que se sentía gaucinense de corazón, en muestra del cariño reciproco que nos profesábamos, como acertadamente me decía Mayte al enviarme su primoroso trabajo: “Y gracias por seguir queriendo y recordando tanto a mi madre. Ella a todos vosotros os quería muchísimo”. Asimismo, quiero que de esta Web, pueda seguir diciendo Maria: “me recuerda a mi madre”. Y espero que Armando reciba estas palabras con el cariño que, tanto Pilar como yo, sentimos por él, prototipo de esposo y padre.

 

Para los que quieran ver el Power Point completo, clic aquí….

 

Para los que se conformen con la sentida y sincera despedida de una hija, a continuación transcribo el contenido poético de las 


DIEZ DIAPOSITIVAS


1.-
La muerte no es nada

2.-
No he hecho más
que pasar al otro lado.

3.-
Yo sigo siendo yo
Tú sigues siendo tú
Lo que éramos la una para la otra
seguimos siéndolo.

4.-
Dame el nombre que siempre me diste.
Háblame como siempre me hablaste.
No emplees un tono distinto.
No adoptes una expresión solemne ni triste.

5.-
Sigue riendo de lo que nos hacía reír juntas.
Sonríe, piensa en mí, ríe conmigo.

6.-
Que mi nombre se pronuncie en casa
como siempre lo fue
sin énfasis alguno,
sin huella alguna de sombra

7.-
La vida sigue significando
lo que siempre significó.
La vida es lo que siempre fue:
el hilo no se ha cortado.

8.-
¿Por qué habría de estar yo
fuera de tus pensamientos?
¿Sólo porque estoy fuera de tu vista?
No estoy lejos.
Tan solo a la vuelta del camino…

9.-
¿Lo ves? Todo está bien…
Volverás a encontrar mi corazón,
volverás a encontrar su ternura
acendrada.

10.-
Enjuga tus lágrimas,
Y no llores si me amas.