Imágenes

anacorto.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy23
mod_vvisit_counterAyer48
mod_vvisit_counterEsta semana182
mod_vvisit_counterSemana anterior234
mod_vvisit_counterEste mes757
mod_vvisit_counterMes anterior1330
mod_vvisit_counterTotal1026832

Visitantes en línea: 2
19-04-2024

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
Salamanquesas en Gaucín PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Lunes, 11 de Mayo de 2009 13:34



El viernes pasado recibí, por mediación de nuestro querido amigo Jesús Balsa  -impenitente animador de nuestro Gaucín- una información de la  Junta Directiva de la Asociación de Iniciativas Turísticas para incluirla en la Web y que hacía referencia a la decisión de lo que ellos llaman “prolongar un año más SALAMANQUESARTE”. 
 

Con mucho gusto accedo a dicha petición y espero que la iniciativa no se reduzca a prolongar el acontecimiento por un año, deseando que la misma se consolide para el futuro.
 
 

La información que he recibido hace referencia al exitoso resultado del año 2009, la colaboración que tuvieron del Ayuntamiento, del Ceder y de la Diputación Provincial (que espero se hay repetido para este año) y reseña la novedad este año. 
 

Pretenden que cada clase del colegio y cada asociación de Gaucín que lo desee, reciba de forma gratuita, pagado por la Asociación de Iniciativas Turísticas, una salamanquesa de 2m  para que sean  diseñadas y decoradas por ellos mismos y posteriormente expuestas en las calles de Gaucín desde mayo hasta noviembre. Además, se traerán más salamanquesas parecidas a las del 2008 que se venderán a precio de coste para quien quiera seguir participando de forma particular en este proyecto artístico. Terminan por solicitar a todos los que tienen una salamanquesa del año pasado que la ponga a punto para exhibirla de nuevo por las calles, pero recomiendan que se pongan un poco más altas para evitar los sorprendentes robos que se han producido este año pasado.
 

Este hecho y la consideración que la Asociación hace sobre la falta de perjuicios que se consigue con la iniciativa, pese a que “puede que el proyecto no guste a algunas personas”, ha de ponernos sobre aviso y hacer que nos esforcemos este año para que –respetando las posibles críticas que la animosa idea pueda recibir- se consiga mayor repercusión, si fuera posible, no sólo en nuestro pueblo, sino en todos los ámbitos. Hemos de conseguir que,  de nuevo, carteles y publicidad en prensa y televisión se repitan, lo que posibilitará la afluencia de visitantes a Gaucín para admirar todo lo bonito que tiene nuestro pueblo. Es preciso que sean atraídos muchos turistas a nuestro pueblo y que el nombre de Gaucín, por un buen motivo, sea puesto en boca de muchas personas de muchos lugares diferentes.
 
 

Así lo espero y, por mi parte, no dejo de alabar iniciativas como la presente que, más allá de medidas crematísticas, harán florecer el sector turístico en nuestro pueblo, siempre olvidado en el pasado, lo que ha retrasado –como he puesto de relieve en otras ocasiones- el despegue de Gaucín hasta las cotas que merece.
 

Ningún esfuerzo es baldío y todo lo que sea sumar es de agradecer.
 

Y este entrañable motivo me parece muy peculiar de nuestro pueblo, donde la simpática salamanquesa siempre ha gozado de atenta acogida. Desde mi niñez, siempre me ha resultado familiar este pequeño y silencioso animal, junto a las mortecinas luces de nuestros patios y jardines. Más alla de las leyendas que hablaban del veneno que sus bífidas lenguas lanzaban o del temor a que nos quedásemos calvos, era sedativo mirar sus nerviosos movimientos, incluso conseguir con nuestras travesuras infantiles desprender del animal su cola que se retorcía convulsamente, mientras la salamanquesa ponía pies en polvorosa para regenerarse milagrosamente. Después, de mayor, hasta me he enterado de que, en algunas especies, las hembras pueden reproducirse sin copular con un macho, lo que ya me parece el no va más de nuestra inutilidad varonil. Es el único fallo que les encuentro, dicho sea en términos jocosos.