Imágenes

blancotraseras03f.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy27
mod_vvisit_counterAyer80
mod_vvisit_counterEsta semana27
mod_vvisit_counterSemana anterior514
mod_vvisit_counterEste mes604
mod_vvisit_counterMes anterior2572
mod_vvisit_counterTotal880192

Visitantes en línea: 2
09-12-2019

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
Una herencia fotográfica PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Viernes, 24 de Diciembre de 2010 18:01

 

 

Está terminando el año y quiero, antes de que finalice, rendir un pequeño homenaje a Angelita Toledano, que nos dejó al principio del mismo. Y, para ello, no hay nada mejor como dejar constancia de aquellos pequeños recuerdos que ella iba dejando –y guardando al mismo tiempo- de las pequeñas cosas que sucedían en su derredor.

Por ello, hoy subo al reportaje, junto a algunas de las fotos que ella atesoraba de sus familiares y amigos, varias series de pequeños detalles que atesoraba en sus libros de rezos, de los que ya os hablé en una Zorrera, como, por ejemplo:

Unos recordatorios de fallecimientos en los años cuarenta (aparte de uno de mi abuelo, nada menos que de 1902),como los de Manuel Serrano Valencia, 1939, marido de  doña Ana; de mi tío Salvador (de igual nombre y apellidos que su padre), 1940, ocurrido en Ceuta, en el que hay gran profusión de familiares dolientes; el de Matías Mendoza, 1941, marido de Isabel Martín Domínguez y padre de Justina;  Nieves Jordán,1943, viuda de Eladio S. ,Molano, que asimismo figuran en una de las fotografías del reportaje; mi tío José Faura Domínguez, fallecido en Tetuán, enero 1944; y Cándida Jaén Gutiérrez, madre de don José que era Párroco de Gaucín al finalizar la guerra civil.

Hay un grupo, que llamo Estampitas de Gaucín,  en el que está un San Sebastián que no es el del pueblo, una Virgen Dolorosa que es el envés del recordatorio de mi abuelo de 1902, Snta Gema Galgani –una santa de moda en los años cuarenta-, una estampita del   Bto. Fray Diego J. de Cádiz, con ocasión de la  conmemoración del bicentenario de su nacimiento y cuatro estampas relacionadas con nuestro San Juan de Dios.

He reservado otro grupo para “Curiosidades”, pues lo son las tres primeras estampitas, verdaderos patrones anuncios –a la manera de los hombres anuncios de tiempo posteriores- en los que se ve a San Antonio de Padua (patrón de Portugal) y, por detrás de la estampa, el anuncio de las “Píldoras de vida del Dr. Ross. -con algunas recomendaciones como las de que- su acción es verdaderamente deleitosa, sus ingredientes son puramente vegetales, su acción es suave e inofensiva aun para la persona de constitución mas delicada”. La de Ntra. Sra. de las Angustias (patrona de Granada) que anuncia el “Jarabe hipofosfito Clemen. Aumenta el apetito, combate la debilidad general, fortalece a los niños, evita el raquitismo y la escrófula” (que no es otra cosa que las célebres paperas). Y, por último la estampa de Ntra. Sra. de la Victoria (patrona de Málaga), que, según se ve al dorso, correspondió con el numero 9 a un premio o rifa y anunciaba el extraordinario “Ceregumil Fernandez alimento vegetariano completo mejor que la carne y la leche”. Cosas de aquellos tiempos.

También hay una estampita que me parece muy significativa: es una de “El corazón de María”, en cuyo dorso hay un sello estampado que dice “Dámaso Martínez Lozano.- Maestro Nacional”. Sin más comentario.

En el mismo grupo hay un “Gesú Bambino”, una de aquellas hojas de calendario del Apostolado de la Oración, otra de un 1 de marzo en cuyo reverso hay una lista de Patronos o “Santos Abogados”: contra la lepra, mal de orina, tercianas, sordera, reuma, dolor de muelas, quemaduras, la locura, dolor de estomago, dolor de cabeza, flujos de sangre, enfermedades de las articulaciones y contra las calenturas. Había remedio para todo –y estábamos a mitad de año- por lo que supongo que habría otra hojita de calendario con el resto de los santos abogados, de los que recuerdo a “San Caralampio y San Roque, para que nos protejan de los terremotos, incendios y enfermedades contagiosas”, según rezaba mi madre en las letanías del rosario vespertino. Había asimismo una suplica a Nuestro Padre Jesus del Gran Poder y una advocación a Nuestra Señora de las tres Avemarías, azucena inmaculada de la augusta Trinidad.

Después de dos grupos de recordatorios de la Primera Comunión de los niños de nuestra época (de aquellos que nos servían para ir de casa en casa de familiares y amigos de nuestros padres, de quienes recibíamos un regalito) he subido un curioso besamano de D. José el Párroco al Juez de Instrucción invitandole a los actos de la Semana Santa del año 1940 y una encantadora cartilla de Familia Numerosa de Felicia Toledano, en la que no se sabe quien está mejor, si ella o sus cuatro niñas. Yo, particularmente, creo que la más pequeña era un primor. Pâra comersela…

 

Y ya está bien, por esta vez, ante una muestra de nuestro Gaucín en sepia. Vamos al reportaje.

 

http://picasaweb.google.com/salvadormartindm/Unaherenciafotografica#