Imágenes

pro08.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy75
mod_vvisit_counterAyer198
mod_vvisit_counterEsta semana452
mod_vvisit_counterSemana anterior1227
mod_vvisit_counterEste mes2749
mod_vvisit_counterMes anterior5741
mod_vvisit_counterTotal875199

Visitantes en línea: 7
16-10-2019

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
El Ministro Andrés Mellado y su relación con Gaucín PDF Imprimir E-mail
Escrito por administrador   
Jueves, 01 de Noviembre de 2007 01:00

EL MINISTRO ANDRÉS MELLADO Y SU RELACIÓN CON GAUCÍN

 

Andrés Mellado (Archivo Díaz Escovar)

Aunque ya hice una incursión en personajes que tienen relación con nuestro pueblo (“Parlamentarios y Políticos gaucinenses, en salvador.martin.name, mayo 2003), creo que es necesario hacer pequeñas anotaciones en la vida de estos  protagonistas de nuestra historia.

En breves pinceladas y recogiendo opiniones de eruditos o trabajos de estudiosos, merece la pena divulgar los méritos y afanes de nuestros personajes, lo que irá completando el mosaico de ilustres hombres que, de alguna forma tuvieron o tienen relación con Gaucín.

Espero engrosar estas pequeñas biografías, si mis achaques me lo permiten. Empiezo, sin cálculo premeditado, con este Andrés Mellado y Fernández porque hace unos dias me encontré entre mis papeles, unas fotografías de sus parientes –que son los míos- que me hicieron recordar al Diputado en Cortes por el Distrito de Gaucín.

 

 

Antonio Golluri Fernández, Antonio Rodríguez Fernández, Carmen Rodríguez Fernández, Maria Josefa Fernández Marín, Mariquite Martín Rodríguez, Eugenio Rodríguez Mellado, Salvador Martín Jiménez y Eugenio Rodríguez Fernández

 

 

1.- Escritor y jurista.-

 

Andrés Mellado Fernández nació en Málaga el  23 de diciembre de 1846, en la calle Atarazanas, frente a la portada morisca del entonces Mercado de Alfonso XII y falleció en  Biarritz, el 30 de agosto de 1913, donde marchó para reponerse de la enfermedad que le atacó en julio anterior. Su cadáver se trajo posteriormente a Madrid.

En “La Unión Ilustrada”, numero 208 de 1913, se dedica una página al entierro de Mellado.

 

Paso de la comitiva por el Senado y pésame a los sobrinos,

entre ellos, Eugenio Rodríguez Mellado (Archivo Díaz Escovar)

 

Fue un hombre de gran cultura y verdaderamente un polifacético personaje.

Estudió Derecho y Filosofía, pero su verdadera vocación fue la de periodista, y pron­to, en 1868,  fundó el periódico El amigo del pueblo, que difun­dió ideas revolucionarias e im­pulsó a Andrés Mellado a entrar en política. Apoyó a Salmerón y Castelar y fue ardiente partidario de la I República, durante la que dirigió otro diario, La igualdad, fundado por Estanislao Figueras y clausurado por orden de Cánovas en 1875. Pero eso no calló al inquieto periodista... Cuando decidieron separarse de El Imparcial los redactores Araus, Polanco, Fernández Flores y otros para fundar El Liberal, Mellado decidió quedarse, a pesar de todo, en el periódico de Gasset, e inmediata­mente pasó a tomar la batuta de El imparcial, que no abandonó en diez años. Posteriormente fue nombrado director de La Correspondencia de España, donde probó su estilo modernísimo, transformándolo en un diario a la francesa, por lo que se refería a su amenidad y confección, presentándose todos los día lleno de valer literario, resultando ser un periódico bien escrito, como asegura F. Hermida en el Diario de la Marina, La Habana, Octubre de 1897..

 

2.-Académico de la Lengua.-

 

Mellado era un erudito, a pesar de no contar con una extensa Biblioteca; gran conocedor de los clásicos latinos, griegos y españoles, incluso más  que el propio Canovas.

Escribió entre otras obras, Los Idus de Abril y El natalicio de Don Lope, aparte de estupendos artículos publicados en la Revista de España, verdaderos modelos de raciocinio a la par que de nitidez, corrección y puridad castellanas, al decir de su colega Francisco Hermida, que asimismo afirmaba los meritos periodísticos y literarios que demostraba en las acreditadas cartas llenas de valor literario y acertadas predicciones políticas en el Diario de la Merina.

Andrés Mellado y Fernández (Archivo Díaz Escovar)

En la lista de miembros de la academia Española, esto es, la de todos los miembros de pleno derecho (académicos de número), en la que se incluye los elegidos por el resto de los académicos entre de autores prestigiosos, aparece la de Mellado y Fernández (1909-1913), en el Sillón con la Letra K, ya que como es sabido, cada académico tiene asignado un asiento, etiquetado con una letra del alfabeto español (distinguiéndose mayúsculas y minúsculas).

Discurso de Ingreso en la RAE (Propiedad de MªJª Martín)

El Discurso de ingreso se leyó en sesión celebrada el día 5 de mayo de 1912 y fue contestado por D. Alejandro Pidal y Mon.

Comenzaba con estas palabras: Vengo de la prensa y del periodismo, de la arena candente de las luchas políticas y del rudo batallar de los partidos, con sus entusiasmos y desmayos, sus anhelos en busca de lo ideal, sus desencantos ásperos y desgarradores… cuando ya en estas últimas etapas de mi laboriosa y honrada peregrinación por el mundo de los diarios, de la administración y de los Parlamentos “roto casi el navío / a vuestra alma reposo / huyo de aqueste mar tempestuoso”

 

3.- Alcalde de Madrid.-

 

Antes de que el Concejo existiera y de que hubiera alcaldes o regidores, Madrid tuvo Señores encargados de administrar los recursos, las haciendas y la vida ciudadana, los precursores de los alcaldes. Desde entonces y hasta la fecha, en la historia de Madrid ha habido 245 alcaldes o justicias mayores, regidores, asistentes y corregidores, denominaciones propias de cada etapa histórica. La mayoría de eruditos coincide en otorgar a Rodrigo Rodríguez, justicia mayor de la villa en 1219, el titulo de primer alcalde con poderes para ejercer como regidor en la ciudad, si bien es cierto que hasta entrado el siglo XIX los alcaldes de Madrid estaban muy limitados en sus competencias y, desde el establecimiento de la Corte y declaración de capitalidad en 1560, los monarcas eran los verdaderos alcaldes, ya que dictaban las principales normas de comportamiento, decidían el ordenamiento de la ciudad, los fueros y privilegios, los impuestos, las condiciones de vida y las primeras ordenanzas. 

Pues, bien, en este prestigioso cargo, en 1889 es nombrado alcalde de Madrid Andrés Mellado, y en su breve mandato consi­guió sanear las siempre exhaustas arcas municipales

Su gestión municipal honrada e inteligente, mereció elogio tan unánime como sincero.  Francisco Hermida, en La Correspondencia de España, decía que se ha escrito varias veces, y es verdad, que dejó muy buenos recuerdos de su paso por la Alcaldía madrileña; organizó festejos que llevaron a Madrid gran número de extranjeros; supo cubrir las grandes atenciones del presupuesto municipal de 1889-90, lo que no había sucedido desde hacía más de veinte años.

(Archivo Diaz Escovar)

 

El Ayuntamiento de Madrid reconoció sus méritos denominando a una de sus calles como “Calle Andrés Mellado”, que está situada entre las de Alberto Aguilera y el paseo de San Francisco de Sales, en el Distrito 7 (Chamberí),  Barrios de Gaztambide y Vallehermoso. El primer nombre que se dio a esta calle fue el de Tarifa, pero un acuerdo municipal de 29 de diciembre de 1893 la dedicó a Andrés Mellado. Precisamente donde hoy termina esta calle se hallaba el hospi­tal de epide­mias del cerro del Pimiento que empezó a construir­se en 1885, tras una de las diversas epidemias de cólera que en aquella época sufrieron la villa de Madrid y otros puntos de España, aunque se abandonó la idea. Se prolongó la calle de Gaztambide y se abrió el paseo de San Ber­nardino (actual calle de Isaac Peral) para mejorar los accesos y el centro sanitario tuvo una corta vida, pues desapareció en 1905. Su solar está hoy ocupado por el paseo de San Francisco de Sales y por edificios de viviendas.

 

4.- Político: Diputado en Cortes  y Senador.-

 

Nuestro personaje fue diputa­do por Puerto Rico, por Málaga y por Gaucín, y Senador por Cuba. Desempeñó el puesto de Vicepresidente del Congreso, Gober­nador del Banco de España (desde el 28 de julio de 1902 hasta diciembre del mismo año)  y en 1910 fue designado Comisa­rio Regio del Canal de Isabel II.

Según mis datos, obtenidos en la Biblioteca del Congreso, fue Diputado a Cortes por el distrito de Gaucín durante cinco Legislaturas, desde 1891 a 1899.

(Archivo Díaz Escovar)

En su primera legislatura, fue elegido en 16 de abril de 1891 Diputado a Cortes por el Distrito de Gaucín, en reñidas elecciones, hasta tal punto de que tuvo una agria disputa con el otro candidato D. Antonio García ¿? Díaz, resultando herido en la frente, como leo en el Archivo Díaz Escovar, el día 20 de abril, recuperándose  hasta el día 23 en que regresó a Madrid.

Ildefonso Lozano Portal, en el folleto “El Mecanismo Electoral”, editado en Estepona en 1903, nos cuenta las peripecias de Mellado para obtener el voto del Distrito de Gaucín. (“con la censura a los amigos cuando se lo merecen”). Según este relato, Mellado presentó su candidatura con carácter de liberal contra la conservadora de Francisco Cañamaque Jiménez, “mas en la practica resultaba lo contrario… pues Mellado había iniciado una evolución política a favor de los conservadores, lo que dio lugar a que Canovas y Romero Robledo apoyaran a Mellado, aunque había sus temores porque Cañamaque tenía organizado el distrito y disponía de todos los puestos.”. No obstante, por ardides y traiciones de los más amigos de Cañamaque, se logró inclinar la balanza a favor de Mellado para que encabezara la candidatura, sin perjuicio de que hubiera “una nota de gratitud por parte de un primo de Cañamaque, que presidía el Ayuntamiento de Gaucín. Al verse asediado para que abandonara la candidatura de su pariente, dijo : mejor quiero abandonar el cargo de Alcalde, que dejar de cumplir con cuanto le debo a mi primo, y se resistió hasta última hora honrando sólo las legitimas y justificadas pretensiones de Cañamaque, que al fin cayó en los dulces brazos de Andrés Mellado.”. Decantada la candidatura a favor de éste, se estudió una campaña electoral, bajo la dirección de D. Liborio García, que encargó a un joven abogado de Estepona que le preparase un gran recibimiento en el Distrito. Así se hizo y, entre el jolgorio de la chiquillería –a la que se dispensó de asistir a las clases- y las charangas de las Bandas de Música, repique de campanas eclesiásticas y cohetes fue recibido como un héroe en todo el Distrito, empezando por Estepona y siguiendo por Manilva y Casares. En todos estos lugares, relata Lozano chistosos equívocos del candidato con los vecinos que acudían a saludarle y nos dice irónicamente: “Este era, en verdad, el conocimiento que Don Andrés tenía en el Distrito”. “Desde Casares marcho a Gaucín –nos sigue relatando el folleto- donde el recibimiento no tuvo envidia al de Fernando VII en Madrid, en la época de Bonaparte…Aquí fue recibido por caballistas con sus monturas ricamente enjaezadas y hombres con escopetas y pistolas vizcaínas con anillos de plata y oro, de un incalculable valor artístico; guitarras y demás instrumentos… que encantaban a Pérez de Guzmán que acompañaba al Candidato… Segura y Pérez iban en dos acémilas y Don Andrés en su Panchito, director de orquesta, en el mejor caballo… tan alto y tan esbelto, tan elegante dando disposiciones aquí y allá, con sus copitas propias del caso, recordaba sus notas cómicas de cuando presidía la Alcaldía de Madrid…y acudían a la cabeza del Partido todos los caciques de todos los pueblos, de todos matices … aparecía algunas veces como Carlos II y sintió la necesidad de marchar a Madrid, donde entre barriles de aguardiente y rosquetes de Gaucín, pescados y otros efectos de comestibles y bebestibles recibió se acta de proclamación para Diputado a Cortes por el Distrito de Gaucín, sin protesta y oposición alguna…. Y varió por completo la decoración… nombró de lugarteniente a un joven pusilánime, quien acostumbrado desde su niñez a seguir los consejos de las mujeres, era incapaz de gobernar por si solo el timón del municipio. Constituyó un triunvirato de señoras que rigieron el destino de los pueblos del distrito… no llego nunca a obtener la confianza publica…”. A lo que se ve, pese a su profesión de amistad, Mellado no era hombre de la confianza de Lozano Partal.

 

(Archivo Díaz Escovar)

5.- Ministro.-

 

Fue Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes en 1905. Por Real Decreto de 23 de junio, fue nombrado Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, D. Andrés Mellado Fernández, Senador del Reino.

El Real Decreto de 23 de junio aceptaba  la dimisión  del cargo de Presidente del Consejo de Ministros, presentada por D. Raimundo Fernández Villaverde, Marqués de Pozo Rubio. Y en la misma fecha se nombró Presidente del Consejo de Ministros a D. Eugenio Montero Ríos, Senador del Reino. Y, entre los nuevos Ministros, resulto nombrado, como hemos dicho, Andrés Mellado, en sustitución del anterior Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes D. Carlos María Cortezo y Prieto...

Junio de 1905(Archivo Díaz Escovar)

 

6.- Su vinculación con Gaucín.

 

Es citado por los Hermanos Mota (“Gaucín”) como receptador de la estatua romana hallada en el Monte Almadravilla en 1897.

Era pariente de Eugenio Rodríguez Mellado y de mi bisabuela Joaquina Fernández Marín, cuñada de Eugenio...

 

Eugenio Rodríguez Mellado y Maria Josefa Fernández Marín

 

Joaquín Mª Fernández Ximenez, muerto en 1834, natural de Cullar Baza,  boticario, y  Josefa López de Lara tuvieron un solo hijo, Antonio Fernández López, natural de Benarrabá, farmacéutico, “Vicepresidente de la Diputación Provincial de Málaga. Tesorero de Hacienda Publica", según recuerda la lápida mortuoria.

Antonio Fernández López, caso dos veces:

-en primeras nupcias con Maria Josefa Marín Moncada, (cuyo epitafio, al que me refiero en mi Web, dice: "DESDE TENEBRAS SPERO LUCI". Aquí yace María Josefa Marín de Fernández. Falleció a las cinco y media de la tarde del 31 de enero de 1850". De este matrimonio nació Joaquina Fernández Marín, (La caritativa señora. Doña Joaquina Fernández Marín. 18 de junio de 1901, según se lee en el Cementerio),  casada en 1857 con mi bisabuelo, Teodoro de Molina Salas (nacido el 27.11.1826),

-en segundas nupcias, con la hermana de su difunta esposa, Concepción Marín Moncada, una de cuyas hijas fue Maria Josefa Fernández Marín, de la que nos dice su lápida “María Josefa Fernández de Rodríguez-Mellado. 3 febrero 1857- 18 enero 1913. Y su hijo D. Andrés Rodríguez Fernández 12 octubre 1870- 8 diciembre 1892".

 

Eugenio Rodríguez Mellado

 

Este Rodríguez Mellado, era Eugenio, farmacéutico en Gaucín y Diputado Provincial, que era hijo de Andrés Rodríguez, Farmacéutico de Estepona, y de Isabel Mellado y Fernández. Esta era hermana del  Andrés Mellado a que venimos refiriéndonos. El matrimonio, aparte de Eugenio, tuvo los siguientes hijos:

-Andrés, Farmacéutico

-Anita, murió soltera

-Enrique, General de la Guerra de Cuba, estuvo también en Manila. Se caso con una Carretero que era pariente del escritor El Caballero Audaz, y tuvo dos hijas Maria e Isabel Rodríguez Carretero. Vivian en Madrid

-Pedro, Médico, que tuvo una hija llamada Isabel, y que estaba casado con una sobrina de Díaz Escovar, muy amigo de Carmen Rodríguez.

Por su parte, Eugenio Rodríguez Mellado se casó como ya se ha dicho con Maria Josefa Fernández Marín  (que murió en 1913) y tuvieron los siguientes hijos:

-Andrés, muerto a los 21 años, es el que figura en la tumba de su madre MJFM.

-Antonio, casado con Francisca  y muerto sin descendencia.

-Eugenio,  nacido en 1891, casado con Pepita, sin descendencia, apoderado de ferrocarriles o maquinarias Grased, de Málaga, murió en Madrid en 8.6.1948

-Miguel, farmacéutico.

-Carmen Rodríguez Fernández, casada con mi tío, Salvador Martin Jiménez. De sus hijas, Mariquita,  Maria Josefa, Salvadora y Eugenia, sólo vive en la actualidad en Gaucín, la segunda  de ellas (a quien agradezco el que me haya facilitado todas las fotografías que se incluyen en este trabajo, salvo las que llevan la indicación de Archivo Díaz Escovar).

 

Carmen Rodríguez Fernández y Salvador Martín Jiménez

 

Archivo Díaz Escovar

 

Por consiguiente, el Ministro Andrés Mellado era tío de Eugenio Rodríguez, suegro de mi tío Salvador Martín y no tuvo descendencia. En la correspondencia de Díaz Escovar con Andrés Mellado he encontrado varias cartas, de sus últimos años, en las que agradece las muestras de condolencia y, por la fechas, parece que hacen referencia a sus sobrinos. En dicho Archivo hay numerosa correspondencia dirigida a D. Narciso Díaz Escovar por  Andrés Mellado, desde 1891 a 19013, con membretes de Diputado a Cortes por Gaucín y por Málaga, de Senador (en una de estas, en la que da las gracias por su nombramiento de Senador vitalicio, dice a Díaz Escovar :”… a pesar de las comodidades que trae consigo el ser senador vitalicio, que ya para siempre le da a uno un puesto en las Cortes, sin tener jamás que ocuparse de elecciones, y el honor más o menos grande que en sí lleva consigo; pero lo que como yo han nacido en esa hermosa Capital y sentido las innumerables bellezas que encierra, a quien no tiene más pensamientos que la tierra bendita que le vio a uno nacer, le es muy doloroso dejar su representación en el parlamento. Si es verdad que el politiqueo me desagrada, pero son tantos los amigos verdaderos, que me han prestado tan buenos servicios, y a quienes estimo tan de veras, que esto aumenta insensiblemente mi pesar. En fin no hablemos más de esto, porque V me conoce demasiado, y adivina seguramente lo que pienso sobre estas cosas. Insistí en lo del Juzgado de su hermano y me dieron grandes esperanzas, aunque ignoro el resultado que esto tendrá, por que he de convencerme que los Consejeros de la Corona, no me tienen muy en su gracia…”), así como otras cartas como Gobernador del Banco de España y como Ministro.

Por último, inserto a continuación una carta de Salvador Martín Gimenez (mi abuelo), a su consuegro, Eugenio Rodríguez Mellado, toda vez que su hijo, del mismo nombre y apellidos, casó con Carmen Rodríguez Fernández, como ya he dicho antes.

La carta, datada en 2  mayo1891 con timbre de la “Comandancia de Ingenieros de Granada.-  Intervención”, tiene interés por cuanto hace mención a la felicitación por el nombramiento de Eugenio como Alcalde: “Muy Sr. mío y amigo: Por la familia me he impuesto ha sido nombrado Presidente de ese Ayuntamiento, alegrándome mucho de ello, y mi satisfacción será  completa el día que por sufragio, sea V. nombrado en propiedad”. Posiblemente, sea Eugenio el lugarteniente que nombró  su cuñado Andrés Mellado para gobernar el municipio, cuando fue elegido Diputado por el Distrito de Gaucín, en abril de aquel año de 1891. Por lo demás, con independencia de los formulismos que encierra la carta, se ve la estrecha amistad de los unía, al continuar diciendo: “La familia llegó bien y quedamos instalados en la calle de Gracia, 39, que tengo el gusto de ofrecer a VV… Mariquita (Maria Jiménez Mancebo, segunda esposa de Salvador) y África (hija del primer matrimonio con Lucia Cañamaque Sanjuán) me encargan sus afectos para Maria Josefa (Fernández Marín, esposa de Eugenio) y tía Concha (Marín Moncada, segunda esposa de Antonio Fernández  López y madre de Maria Josefa) recíbalos V y con los míos para todo sabe puede disponer de su aff. amigo y pariente de V. Q.B.S.M….”

He aquí, con sus claroscuros, la figura de quien estuvo ligado a Gaucín por lazos familiares y de representación política.