Imágenes

pilarislacristina 063.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy25
mod_vvisit_counterAyer42
mod_vvisit_counterEsta semana116
mod_vvisit_counterSemana anterior566
mod_vvisit_counterEste mes1657
mod_vvisit_counterMes anterior1686
mod_vvisit_counterTotal1029391

Visitantes en línea: 2
22-05-2024

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
La muerte de Guzmán el Bueno PDF Imprimir E-mail
Escrito por administrador   
Viernes, 30 de Mayo de 2003 18:48


En un reciente viaje a Santiponce he podido visitar, con Pilar, mi primo Teodoro y Carmen, el Monasterio de San Isidoro del Campo, después de su reapertura al público.
He quedado sorprendido de las grandezas del recinto, de la riqueza que encierra, pese a los expolios, y de los vestigios históricos que tanta relevancia tienen para nuestro Gaucín.
Me ha llamado la atención, en especial, la leyenda que se encuentra bajo la estatua orante de Alonso Pérez de Guzmán, el Bueno, en donde se lee:

"...ENTRO . EN CAVALGADA . EN . LA SIERRA DE GAVSIN . EOVO . Y .FACIENDA . CON LOS . MOROS . E MATARONLO ENELLA . VIERNES 19 D SEPTIEMBRE ERA DE MILITREZIENTOS IQUARENTA ISIETE QUE FUE AÑO DEL SEÑOR DE MIL ITREZIENTOS INVEVE"

Esta leyenda, que se puso en el tercer centenario de su muerte ("H. S. P. 19 SEPTEMBRIS ANNO DNI. 1609. 300 A DEI SVI OBITUS", según queda anotado bajo el epitafio) cuando los restos de Guzmán el Bueno y su esposa María Alonso Coronel fueron exhumados de su primitivo enterramiento [1], me permitió comprobar gráficamente el hecho histórico de su muerte en nuestro pueblo y me llevó a la disquisición en cuanto a la fecha exacta de la misma.
Intento con estas páginas divulgar el tema, sin perjuicio de remitirme, por lo demás, a la cuantiosa literatura sobre el personaje.


Desde siempre me impresionó lo que con halo de misterio nos contaban los mayores: que entre los muros de nuestro Castillo del Águila se encontraban los restos de Guzmán el Bueno, que murió a los pies del mismo. Recuerdo vagamente mis visitas al fondo de una de las almenas, donde hay un recuadro rebajado en las rocas, que siempre me figuré era una especie de tumba sepulcral, donde debían reposar los restos de aquel que nos presentaban como un nuevo Abraham, sacrificando a su hijo, y que por aquellos años también tenían su prolongación en otro hecho similar, y parece ser que también milagroso y representativo de lo español, sucedido en Toledo en tiempos mas recientes.

Esta comparación con el sacrificio bíblico también es traída a colación por la actual Duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo, cuando habla de la figura de guardarropía creada sobre su antepasado en el auge de "guzmanitis" que privó de biografía y desvirtuó al personaje, en el sentimentalismo del siglo XIX [2].
En este original artículo la Duquesa "roja" pone en duda las dos vertientes fundamentales sobre Guzmán el Bueno: tanto su origen, del que dice que fue inventado entre otros por Barrantes Maldonado -previo pago y por encargo del IV Duque, deseoso de blanquear el pasado familiar-, adjudicándole padre y madre; como en el hecho de la supuesta muerte del propio héroe, que atribuye a una ejecución ordenada por el rey Fernando IV, en el año en que se inician las de los templarios, quien, para disimular los efectos y temeroso de que su muerte cayese sobre su cabeza, la atribuyó a los moros, por lo que concedió la innecesaria licencia sobre la herencia de lo "que el avía al tiempo que lo mataron los moros en servicio de Dios e mío".
Con independencia de estas disquisiciones históricas, es lo cierto que nunca me cuadraba por completo esta hazaña y casi justificaba, en mis adentros, la muerte recibida por Guzmán de manos de los moros, propietarios de la inexpugnable fortaleza y dueños del lugar. Menos razonable lo vi cuando, mas adelante, aprendí que aquel Guzmán el Bueno fue origen de unos señores nombrados Duques de Medina Sidonia y que, por el repartimiento de los Reyes de Aragón y de Castilla, recibieron gratuitamente nuestras tierras, despojadas después de ser labradas y sudadas desde tiempo inmemorial por las mismas manos, al menos durante nueve siglos, de los despojados. Que se dice pronto.
Me agrada poner aquí de relieve la coincidencia de esta idea sobre nuestro Guzmán el Bueno, con la que manifestaba F. Gómez Román, Alcalde de Gaucín en el momento del hermanamiento con la Ciudad de Tarifa, en la propia plaza tarifeña, en donde manifestaba que "sentía cierta prevención hacía el personaje... se me hizo cuesta arriba entender como podía llamarse bueno a un hombre que dejó que mataran a su hijo..." [3]
Sean cuales sean mis elucubraciones infantiles y juveniles, es lo cierto que en la inscripción sepulcral de Santiponce, consta que Guzmán el Bueno, D. Alfonso Pérez de Guzmán, Señor de Niebla, de Nebrija y de Sanlucar de Barrameda, murió en Gaucín el día diecinueve de septiembre del año mil trescientos y cuarenta y siete, y según cuentan las crónicas en el pago llamado de "Los Prados de León" [4].
También Argote de Molina (1549-1596), [5] recoge la inscripción de Santiponce que la transcribe de la siguiente manera:
"AQUÍ IACE SEPULTADO DON ALONSO PÉREZ DE GUZMÁN QUE DIOS PERDONE. QUE FUE BIENAVENTURADO, Y QUE PUGNO SIEMPRE DE SERVIR A DIOS, Y A LOS REYES. Y FUE CON EL MUY NOBLE REY DON FERNANDO EN EL CERCO DE ALGEZIRA. Y ESTANDO EL REY EN ESTE CERCO FUE A GANAR A GIBRALTAR. Y DESPUÉS QUE LA GANO, ENTRO EN CAVALGADA EN LA SIERRA DE GAVSIN. Y TOVO HAZIENDA CON LOS MOROS MATÁNDOLE EN ELLA A IX DE SETIEMBRE. ERA DE CIC.CCC.XL.VII"


He leído en otras fuentes, que tal hecho acaeció en 1309 [6]. Cita esta fecha un artículo aparecido en el "Especial del Legado Andalusí", del Diario 16 Andalucía de 25 de enero de 1995, titulado "Gaucín, Balcón de la Serranía malagueña"
Esta fecha también se encuentra en Lafuente ("los moros apoyados en la serranía inquietaban el campo de Algeciras y D. Fernando envío a contener sus correrías a Alonso Pérez de Guzmán, el cual avanzo hasta Gaucín en cuyo campo cayó mortalmente herido... en 1309"), según cita F. Gómez Román en su discurso de Tarifa, en el que asimismo recoge las versiones de Cristóbal Torres Delgado sin indicar fuente ("en su retirada fue herido de muerte en los Prados de León por las gentes de Gaucín") y de Jiménez Soler sin citar tampoco la fuente ("Fernando IV le ordenó marchara a la Sierra de Gaucín, a castigar a los moros que en ella vivían y que con sus correrías molestaban a los sitiadores de Algeciras, y en tal empresa halló la muerte al penetrar en una espesura, ultimo refugio de los ya vencidos mahometanos").
Por consiguiente, hay una diferencia de treinta y ocho años entre uno y otro relato, que también he encontrado en la fecha de nacimiento.
El motivo de esta discrepancia y cual sea la fecha verdadera son para mí, de momento, desconocidos, aunque me inclino a considerar que, inicialmente, la fecha que se puso en el sarcófago era la del calendario "juliano" y, al momento de trasladarlo a su actual ubicación en la nueva tumba sobre la que descansa la estatua orante que, como se indica en la propia leyenda, se realizó en conmemoración del tercer centenario de la muerte (esto es, con posterioridad a la entrada en vigor de calendario "gregoriano" [7]), ya se aclarara que la fecha era la de 1309, computada con el nuevo o reformado calendario
De ahí que la leyenda de la Iglesia de Santiponce explique, después de señalar el año 1347, que "fue ano del señor de mil itrescientos inveve".

Fuentes:
[1] En el libro "Monasterio San Isidro del Campo", Consejería de Cultura, Junta de Andalucía, Santiponce, 2002, pg 80, figura un dibujo de Barrantes Maldonado., hagiógrafo de la Casa, que represente el primer enterramiento, con el escudo de Guzmán cuya recreación reproduzco en el texto
[2] "La mirada hacia la historia", Aljaranda, num. 14, encontrado en "Tarifaweb.com" .
[3] Esta frase y su temores sobre el tema pueden leerse en el artículo "Gaucín", en la Revista de Estudios Tarifeños Aljaranda, tercer trimestre, septiembre 1994, Ayuntamiento de Tarifa, num. 14, pgs. 19-21, que me facilitó el Consejero del Instituto de Estudios Ceutíes, Carlos Posac Mon
[4] Citado por Carlos de Luna "Historia de Gibraltar", Madrid 1947, pg. 101, que ojeé en una tienda de libros viejos que hay en la calle de Alcalá de Madrid, en la esquina con Príncipe de Vergara.
[5] "Nobleza Andaluza", Facsímil editado por Riquelme y Vargas Machuca, Jaén 190--, pg. 339
[6] Datos, entre otros, facilitados por D. Joaquín Nieto Román, Alcalde de Gaucín en 1975, a D. Ceferino Sánchez Calvo, de Málaga, y después reproducidos, sin citar la procedencia, en la "Gran Enciclopedia de Andalucía".
[7] Como es sabido, el calendario juliano -que computaba como años bisiestos todos los terminado en cuatro- rigió hasta 1582 en que Gregorio XIII implantó el calendario conocido como gregoriano, que es el actualmente seguido en occidente, que no considera como bisiestos los finales de siglo ni los céntuplos, excepto si la numeración era múltiplo de 400.