Imágenes

NUBES3.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy97
mod_vvisit_counterAyer91
mod_vvisit_counterEsta semana97
mod_vvisit_counterSemana anterior565
mod_vvisit_counterEste mes1450
mod_vvisit_counterMes anterior2242
mod_vvisit_counterTotal843000

Visitantes en línea: 3
18-03-2019

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
Contador de historias PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Miércoles, 12 de Agosto de 2015 23:10

Días pasado, mi hija Maite me dio una gran alegría al contarme que, en conversación con una de las extranjeras afincadas en nuestro pueblo y decirle que su padre era Salvador Martín, la otra le contestó “¡Oh, yes the storyteller!” El Contador de Historias. Qué bonito apelativo para quien, como yo, se conforma con servir de vehiculo para conocer un poco más de nuestras costumbres, nuestro pasado, nuestras gentes.


Este martes, once de agosto, se han rebasado las seiscientas cincuenta mil visitas a esta página, que me mantiene vivo. Y yo, me pongo tan contento. Y os agradezco la leal compañía. Aunque últimamente contacto más asiduamente a través del muro -o como se llame- de Facebook, donde el contacto es más directo y ágil, no me puedo olvidar de mi web que me acerca más íntimamente a nuestro Gaucín. No sólo a través de estas Zorreras, sino con mis esporádicos versos, mis aportaciones a la pequeña historia del pueblo, incluso con los artículos semanales, a propósito del día a día,  que es un ejercicio excelente para preguntarse sobre lo que, con demasiada frecuencia, no tienen respuesta. Esa ignorancia, es muy saludable para mí.

Me basta con ser un contador de historias.


Pero, para vuestro desconsuelo, al reportaje subo algo de ocurrido en el último mes. Final de curso en Jaén, lo que permite un desayuno familiar más completo. Incluido el regalo de Pili de dos ejemplares de Carmen, una en estonio. La bajada al Puente de la Sierra, para pasar la mitad del verano en la ya vieja urbanización de La Trucha. La vuelta a la Línea de la Concepción, con las cuatro hermanitas “de los pobres” (bueno, los pobres, Teo y yo).


El encuentro con Andrés, el hijo de Flavita y Cristino, barbero en Gaucín en los años 40 del siglo pasado.


Y unos libros de poesía, debidos a Rafael Silverio Cañamaque, desde Buenos Aires. Una joya de un oriundo gaucinense.
Si os apetece, repasad las fotos en el siguiente enlace:


https://plus.google.com/photos/118184867089338388542/albums/6182083114818479121