Imágenes

pap y mam de viaje de novios.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy63
mod_vvisit_counterAyer73
mod_vvisit_counterEsta semana401
mod_vvisit_counterSemana anterior663
mod_vvisit_counterEste mes1575
mod_vvisit_counterMes anterior1700
mod_vvisit_counterTotal838588

Visitantes en línea: 2
19-01-2019

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
De mi entorno íntimo

 

Ha sido, por ahora, mi última aproximación al público y la hice a instancia de la Caja Rural de Jaén, de la mano del entrañable Domingo Moreno. Tuve el honor de inaugurar la nueva Sala de Exposiciones "Calle Maestra" del Excm. Ayuntamiento de Jaén, invitado por la Concejal de Cultura, Cristina Nestares.

He de reseñar que la asistencia del Alcalde del Grupo Popular, Miguel Sanchez de Alcazar, en el acto de la inuaguración, pudiera ser el motivo de notables ausencias de anteriores actos, pero, al parecer, hasta la pintura discurre por tamices políticos. Es de lamentar.

Lo que no lo fue y sí, por el contrario,  motivo de satisfacción es la gran acogida de la muestra que, en esta ocasión, por deseo del organizador, consistió en una pequeña antología de las anteriore. Así, junto al mundo de mi Gaucín ya exhibido, colgué cuadros ya expuestos de temas gienneses. Completé la muestra con obras recientes, en especial retratos al carboncillo en lo que me encontraba trabajando, así como nuevas expresiones del Gaucín romántico.

De nuevo, Miguel Viribay tuvo la amabilidad de hacer un síntesis de mi corta trayecteoria, ciertamente de excesiva generosidad.

Prólogo al catálogo de la exposición "Mi entorno íntimo" Jaén, 29/03/2007.

SENSACIONES, COLORES Y REMEMORANZAS
Miguel Viribay

 

Yo nací para la pintura. Mi primera
intensa, alegre vocación fue ella,
entre blancas paredes de cal, playas
y olas...


Rafael Alberti



Así comenzó este soldado hómerida del siglo XX, como fue calificado por el desaparecido pintor Manuel Rivera en el turno de contestación al poeta gaditano en su discurso de ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Así también pudo empezar el discurso académico, nunca pronunciado, Juan Ramón Jiménez... poetas andaluces ambos y, por encima de cualquier otra cosa, ungidos por una estética de claror más que excelso y una palabra de redoblada justeza que, desde sus más remotos orígenes exigió no ser tocada. Alberti, bañado en un Sur mediterráneo y en la honda sabiduría popular, aunque de muy difícil acarreo y libérrimo horizonte, deseó anunciar: también yo soy la rosa . Desde otra orilla, Juan Ramón, exégeta desde altísimo parnaso de lo trascendido, sigue habitando la memoria de nuestra reciente lírica hasta extraerle sus timbres más robustos y mestizos abiertos a dos mares: el de la ética y el de la renuncia al olvido, aconsejó, ! No le toques ya más, que así es la rosa¡ . Iniciado en jurisprudencia, pintura y música, acabó poeta, acaso siguiendo el adoctrinamiento del espíritu y el clima que habita y distingue el territorio de Salvador Martín de Molina.

Así o de modo muy parecido, un día ya lejano, comencé unas notas dedicadas a la pluralidad de Salvador para dar cuenta de aquel su primer quehacer pictórico; por lo demás, fiel a este o, si lo desean al revés, que a estas cosas del ensimismamiento sensible no se sabe bien adónde poner la rosa: ¿en uno mismo, o en los demás?... Sí: hoy, deberían ser otras las acotaciones que me vuelve a confiar mi compañero Salvador; sin embargo, he decidido retomar aquel pulso ya lejano con el que me acerqué por vez primera a su pintura, sabiendo que la muestra es otra y otro el tiempo y el clima del creador, tan adscrito al mestizaje de la pluma y al pincel como a las geografías de Málaga y Jaén... Raíz y enraizamiento que muy calladamente han existido en el hombre hasta romper en la incontenible dualidad de hoy, como puede verse en estas piezas expuestas. Sí: hijas de muy otro equipaje y, claro es, nacidas desde otro vuelo y otra sensación de pintor.

Desde aquella primeriza exposición han pasado años y muchas ilusiones por las manos y la razón de Salvador Martín de Molina. Cosas, en fin, que han llenado y llenan de ilusiones la imaginación del poeta y plástico malagueño-jaenés, de reflexión inquieta y, a mi ver, anexa a otro sosiego y otra presencia que demarcan este y otros trances... Sin embargo, el oleaje que hoy conmueve al hombre y sacude sus resortes sensibles, extrae nuevos bríos de iluminación interior que conducen al regreso del paisaje. Acaso guardado o, para decirlo con mayor grado de precisión, oculto e impreciso en la mochila del pintor que escribe o del poeta que pinta... Al fin, deseo entre los deseos todos: mestizaje y oleaje en Salvador Martín de Molina; y, claro es, eco interiorizado de versos y otros tantos romances pensados en colores que nos vienen hablando de su obra pictórica, desplegada a modo de resumen a través de los gestos que, a manera de gramática, configuran cada una de las pieza de esta exposición. Todo está presentido y probablemente precisado aquí: el pintor con vocación de poeta o, de preferirlo, el poeta con vocación de pintor...


OTRAS VOCES

A mi ver, esta es la fuerza enlazable a través de una preselección natural, bien dispuesta para ocultarnos las diferentes habitaciones de Salvador y, casi de modo súbito, darle salvoconducto al artista para traspasar el umbral que antes lo separó de su territorio estético, animado, claro que sí, por los versos y los colores, un día ocultos y casi de pronto, instalados en el frontispicio de su vivir. Como naciéndose desde otras voces que, sólo en apariencia, le habían vuelto la espalda, merced a las exigencias de la vida y el derecho... Hoy, como dejé escrito al comenzar estas reflexiones sobre el quehacer de Salvador, son otras las cotas de sosiego y muy otros los vuelos del hombre y del artista. En cualquier caso, engarzables desde la fluctuación que acuna y, en ocasiones, oculta sensación y realidad a manera de laberinto más interiorizado que interior.

Aunque nuestra memoria nos sea leal, no siempre nos enseña sus cartas en el juego. En ocasiones, transmitamos sobre nuestra actividad a manera de aventura, cuya sombra se empeña en separarse de nosotros hasta que conseguimos domeñarla... Suele suceder cuando la plenitud de la Luz se desploma sobre nosotros: de arriba a bajo, como un mazazo celeste recibido en perfecto estado de perpendicularidad con nuestro eje corpóreo, cuya simetría hace posible que sombra y cuerpo se confundan y, con toda precisión, calculen ritmo y tiempo de desplazamiento sin previa hoja de ruta. Precisándose sin precisar: indistintamente. Es entonces cuando alcanzamos la conjunción y entonces cuando intuimos nuestro paraíso: confundidos ecos de palabras y música, aromas dispersos, imprecisos colores...

En fin, tesoros otrora dormidos, de algún modo, tamizados desde nuestra juventud, nos son desvelados hasta seducir nuestra otoñal sensibilidad y conformar el océano particular a través de la percepción de las cosas, cuyo conocimiento nos habían sido negado. Así el nuevo espejo que refleja de modo no siempre advertible, nuestra marea interior en un ir y venir de sensaciones concretadas en formas, sonidos, palabras y colores, no siempre distinguible de su cabal axialidad con el pasado, orquestal u orquestado que, al cabo, define la verdad.

Un día, Salvador Martín de Molina, encontró el modo de evitar su sombra. De precisarla y acompasarla a su trayectoria confundiéndola con la recia corporeidad que define su compostura física y su equipamiento humano... Sí: hace tiempo encontró su Luz, la que él sabe precisar para sí con rigor y ductilidad: hacia uno u otro lado, con grados y precisión de los tiempos de desplazamiento. Acompañado con muy diversas imágenes, se dio cuenta que no sólo es necesario caminar unidos, hacia falta sentir el contacto y hacer tangible su anterior estado de memoria en un otro tiempo no acabado... Este es el entramado que da luz desde la Luz a la paradoja no siempre precisada que tiende a acunar el arte en cualquiera de sus formas.

En las más universales obras de los creadores mora escondida su geografía. Cosa distinta es que el artista, escritor o pintor, sepa expresarse... En efecto, Rilke, en una etapa caracterizada por la búsqueda, dejó anotado en Los apuntes de Malte, "...que no basta con haber vivido y tener muchos recuerdos para sentarse a escribir un poema, que es necesario olvidar y tener la paciencia de esperar a que un día retornen desde el estanque de la memoria". De modo parecido sucede a quienes pintan... Sí: el paisaje es ajustado y sensible catalizador de la temperatura que existe entre el ser humano y la tierra: su tierra. Recuérdese la "Vista de Delft" pintada por Vermeer.


CALIDAS SENSACIONES

A mi modo de ver, Salvador Martín de Molina ha sabido guardar en su estanque íntimo un archivo de reflexiones e imágenes de muy cálidas sensaciones: colores que hoy, agostados los días de prisa indeclinable, fluyen en borbotón desde el oleaje de la vida, depurándose a través del catalizador de la práctica y la amistad que para él, como para otras personas, supone el estudio y la remansada palabra de José Rodríguez Gabucio. De modo tenaz, este pintor, poeta, articulista pegado a la actualidad, se conduce por una vía de figuración con códigos y normas precisas. No estamos ante una casualidad, el pintor que hoy inaugura esta nueva sala jaenesa, cuenta con años de trabajo. No. No comenzó ayer en la práctica del arte que, de seguro, fue posterior a su observación. Años de estudio, cuya evidencia mora en estas obras dejadas de manera directa y sencilla: como a modo de repente.

Nadie se equivoque, es oportuno precisarlo también: este jurista no ha dejado de serlo. En todo caso, con los años ha ganado libertad y completez: en el acarreo de su vida siguen habitando las leyes tanto como los colores y los versos... Paisajes interiores al cabo que, probablemente, se le acercan en rememoranzas y pálpitos de una juventud dejada que no olvidada: siempre envuelta en una luz de aura que se mece entre el azul del mar mediterráneo y el interior jaenés: Sur que marca la obra y la actualidad de Salvador.

Sin renunciar a nada Martín de Molina ha encontrado en la pintura un medio de comunicación, una música alada y lejana, tal vez olvidada, y actualmente recobrada con la que orna y conduce su vivir. Así una temperatura que guarda relación con el verso, también oculto un día, hoy desplegado al aire para quien desee oírlo o leerlo, animado por una poética que, como puede verse, aparece habitada de colores dispuestos en formas que también conforman su pintura en correlato de correspondencia.


DE FORMA NATURAL

Tengo para mí que Salvador nunca abrigó la sospecha de conducirse por carriles de abstracción más o menos sugerentes, su discurso tiene marcada definición alrededor del pálpito de los seres y las cosas que Carmen Pérez Miñano percibe dentro de la conducta del amateurs así: "El fruto de la palmera está maduro y esa madurez extrema se manifiesta de forma natural en la pintura de este hombre que parece que lleva toda la vida dedicándose a ella". Y precisa: "Salvador Martín, aparte de prestigioso jurista de oficio, es poseedor de una rica y dilatada vida cultural, desarrolla una gran actividad pictórica fruto de la cual es esta nueva exhibición de treinta obras que ha querido llamar, con modestia, bosquejos" .

Efectivamente: por aquellas calendas Martín de Molina llevaba diez años de práctica en el taller de Rodríguez Gabucio y había celebrado alguna muestra personal dentro de una concepción estética de pareja poética desde el natural; esto es: de la realidad circundante. De aquí la siguiente elocuencia de José Rodríguez Gabucio. Dice así: "Salvador Martín, pinta Gaucín desde su atalaya giennense. Su cálida paleta nos acerca a unas imágenes por todos compartidas y soñadas que pertenecen al patrimonio colectivo de los gaucinenses" .

Dos años después, Martín de Molina continúa trabajando desde semejante territorialidad, su universo corre pegado a la vigencia que precisa de la narración para no contaminarse: Sólo lo que es capaz de narrar puede hacernos comprender, escribió Wualte Benjamín... Sí: Salvador sigue narrando sus vivencias y alumbrando su universo. En este sentido escribe Manuel Urbano: "Podría decirse que la peripecia de Martín de Molina es la de un Orfeo y su larga residencia giennense es una búsqueda enamorada de la esencia de su tierra de nacencia, la Diosa. Pero si Orfeo, que emociona a las piedras y a todos lo animado y encanta a la fauna y a las flores con su música, pierde a Eurídice por volver la vista atrás, nuestro pintor -quien también palpita en la poética de la palabra- retoma para reconquistar definitivamente con su sentir plástico la tierra y las piedras, la luz y las cales con las que nunca dejará de existir" .

Por cuanto a mí hace, en alguna ocasión he recurrido a la sapientísima observación aristotélica acerca de los sentidos para afirmar como nuestro inicial entorno nos acompaña y, de algún modo, nos seduce y abre al universo desde el pequeño microcosmos particular de cada uno... Así es como llega a la pintura Martín de Molina, recorriendo caminos exteriores diferentes y transformándolos en paisaje habitado "por su poesía y por sus pinceles", como precisa Francisco Juan Martínez Rojas de la siguiente manera: "Sus palabras nos han recordado aquellas otras de San Agustín `Conocer es amar´, y es que esta armónica conjunción de realidades diversas, cuando no aparentemente diferentes, es uno de los rasgos de la personalidad de nuestro Consejero" .


AÚRICO CAMINO

Ciertamente, Salvador es un hombre culto incapaz de dejarse ganar por lo fácil. Parecería que en este mundo posmoderno, todo debería estar acompasado y adscrito al provincianismo de Nueva York, cuya cultura está siendo paradigma para snobs. Quiero decir: para esa masa de sinenobilitate separados de toda ética, tendente a la lógica del neo capitalismo liberal que subasta en continua almoneda la estrategia de lo último, configurando la cultura áptera que nos envuelve, de cuyo peligro da cuenta a modo de elocuentísima metáfora José Saramago en Ensayo sobre la ceguera. Sí. Es, no se nos olvide, la cultura del nuevo capitalismo que, acorde con los preceptos del ensayo citado, ha situado Richard Sennett siguiendo un corpus de análisis sobre la metamorfosis del capitalismo; cuyo estudio da como resultado un comportamiento de las instituciones tendente a negar las competencias del individuo y afirmar las formas de consumo que, sitúan a la deriva no progresista de la cultura neocapitalista.

A modo de contrapunto: Salvador elige la cosa por encima de su símbolo: lo contrario de lo que, según Baudrillard, acaece en la sociedad de masas, donde la representación de la realidad se sobrepone a la realidad misma hasta alcanzar el simulacro, abocándonos hacia aquello que conviene que suceda. Este es el punto de partida de muchas imágenes actuales arrancadas a las nuevas tecnologías, cuya influencia alcanza una buena parte del arte de hoy, especialmente al llamado contemporáneo; generalmente utilizado por algún Tartufo de nuevo rostro embravecido ante lo moderno.

Con intencionalidad diferente y acertada, recrea el paisaje, la naturaleza muerta o la persona -son los dibujos de Josefa Segovia, los dedicados a la familia del artista y la atención briosa y oleosa prestada a la más que cimera obra cervantina- nos habla de la renuncia de Martín de Molina a cualquier actividad mentirosa o meramente decorativa. Acaso conociendo que "El trabajo final es el del regreso. Si las fuerzas han bendecido al héroe, ahora éste se mueve bajo su protección" .

Así su acercamiento al universo de Don Quijote del que Galera Andreu escribe:"...la Mirada de Salvador, que es la de acercar su propio trabajo artístico a la aventura quijotesca, no en términos de pretenciosa emulación, sino de sincera confesión de una frustrada vocación, quizá por cobardía o miedo a asumir la labor creativa como única y principal forma de vida" .

Hoy, Salvador se siente en el áurico camino del regresó... Sí: libre de anteriores ataduras, Martín de Molina nos acerca con cada nueva pieza salida de su pincel o de su pluma, el latido de su renovada vocación artística de cuyos resultados da cuenta la muestra a la que sirve de compañía el texto que el lector tiene en sus manos, hasta concluir con una muy hermosa metáfora de "éstasis vespertino" trazada por Juan Ramón, en la que: el álamo/termina bien en sí mismo .

(De la sección "Colaboraciones" de "La Gaceta de Gaucín")

Filtro de título     Mostrar # 
# Título del artículo Autor Hits
1 De mi entorno íntimo Salvador 1084