Imágenes

homenaje.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy20
mod_vvisit_counterAyer88
mod_vvisit_counterEsta semana257
mod_vvisit_counterSemana anterior527
mod_vvisit_counterEste mes982
mod_vvisit_counterMes anterior2327
mod_vvisit_counterTotal807760

Visitantes en línea: 1
14-12-2017

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
Bienvenido a la página de Salvador Martín
Misericordia PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Lunes, 22 de Febrero de 2016 00:02




En el verano de 2011, durante un viaje familiar a Chile para celebrar con mi hermana Francisca su 50 aniversario como Hermanita de los Pobres, hicimos una visita a Isla Negra en donde se encuentra la conocida casa-museo de Pablo Neruda. Allí, sobre una sencilla pared  de piedra llagada se encuentra un mármol gris jaspeado de almagre en el que se lee el siguiente poema del Nóbel chileno: "Todos fueron entrando al barco / mi poesía en su lucha había logrado / encontrarles patria. / Y me sentí orgulloso". Hacía referencia Pablo Neruda a los más de dos mil refugiados republicanos españoles que eligieron Chile como su país de asilo y que, a bordo del barco francés Winnipeg, habían arribado en septiembre de 1939 a su nueva patria.


He recordado aquella actitud de acogida y la comparo con la tragedia que están viviendo los refugiados que intentan encontrar una patria en ¿nuestra? Europa, a la que pertenece esta misma España de la que salieron los refugiados hacia los confines, dónde vuelca sus olas el mar pacífico. Creo que es razón suficiente para dejar para otro día alguna consideración,  a propósito de los escarceos que tienen entretenida a la tramoya política. Porque, aparte de que esto “es un lío” como le ha dicho el presidente en funciones a su amigo Cameron, me estoy oliendo que todo es una pantomima –representación teatral sin emplear palabras- o, simplemente, una farsa destinada al fingimiento. Pronto lo sabremos.

Leer más...
 
¡Que viene el lobo! PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Lunes, 15 de Febrero de 2016 13:34


Es difícil olvidar –para un caballero de recia figura como solemos ser los españoles- aquel explosivo desgarro que en el mes de marzo del año 2000 teatralizó,  en el mismísimo  Shrine Auditorium y Expo Center de Los Ángeles, Penépole Cruz (atractiva jovenzuela, desde aquel memorable “Jamón, jamón” de 1992) para comunicarnos la concesión del Oscar a la mejor película extranjera a Pedro Almodóvar por 'Todo sobre mi madre'. ¡Qué locura de admiración patria ante el gurú de la dirección! Y qué final tan alegremente prolongado el de su “Pedrooooo!!!”.


Pero, me temo que lo que verdaderamente interesa es saber si el otro Pedro, el Sánchez, prolonga gozoso su nombre cuando este encargo en que se ha metido termine. O se queda en una simple “o” y sin que ninguna Susana nos grite otro explosivo “Pedrooooo!”.

Leer más...
 
Quid me persequeris PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Lunes, 01 de Febrero de 2016 00:10


Es un misterio de género menor, pero misterio al fin y al cabo, saber el porqué los novios escogen una fecha determinada para celebrar su matrimonio. Desechado el día 13, si además es martes, por aquello de que Marte es el dios de la guerra y la discordia y el trece corresponde al arcano de la muerte, el resto de las fechas está disponible, pero el motivo de su elección es un enigma. Pese a lo de florido y hermoso, mayo –que se inicia con la lucha entre las fuerzas de las tinieblas y las de la luz según lo más selecto de la brujería-  no es mes tradicionalmente propicio para bodas. Tampoco es muy de recibo noviembre, el de los difuntos. Algunos tópicos nos indican que si lo haces en enero, tendrás problemas económicos a lo largo de todo el matrimonio y que "Novia mojada, novia afortunada".


Pues, miren ustedes por dónde, nosotros nos casamos en enero y con una leve llovizna. Hace 53 años y aquí estamos más pimpantes que nunca, sin problemas económicos acuciantes, si bien el afortunado por la lluvia, en nuestro caso, ha sido el novio. Coincidió con la celebración litúrgica de la conversión de San Pablo. En la lectura que escuchamos –aparte de la conocida y nunca debidamente cumplida epístola paulina sobre el amor comprensivo- oímos el apremiante  “Saulo, Saulo, por qué me persigues?” Esta es la urgente y lacerante pregunta que recibió el de Tarso cuando, camino de Damasco, cayó del caballo a causa de una luz cegadora.

Leer más...
 
Locos de atar PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Lunes, 08 de Febrero de 2016 00:04


Me estoy acordando de aquel Jack Nicholson que, de la mano de Milos Foreman, voló sobre el nido del cuco, intentando poner de relieve que la dignidad del individuo está por encima incluso de la enfermedad mental, muy a pesar de las normas –a veces sostenidas en contenidos vacuos y elementales- de Louise Fletcher, la enfermera jefe del manicomio. En ocasiones, sería conveniente pensar que lo que parece desajustado a lo cotidiano es, precisamente, lo más cuerdo de realizar, porque hemos de rechazar el miedo a equivocarnos. No deberíamos dejar que los demás elijan y decidan por nosotros, cuando lo más razonable es hacer lo que creamos beneficioso, aunque parezca un salto en el vacío. Quizá volar sobre el nido del cuco, es el único acto digno de libertad y, por consiguiente, pleno de razón.

Leer más...
 
La inocencia perdida PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Lunes, 25 de Enero de 2016 00:13


Perdonar y ser perdonados es una de las inclinaciones más gratificantes de nuestra vida. Es tanto como venir al encuentro gozoso del uno y del  otro. Y es que la misericordia es fuente de alegría, serenidad y paz. Hace unos días, comentaba con unos amigos la satisfacción que proporciona el conceder perdón y el recibirlo. Y cómo, en nuestra niñez y por la inocencia propia de la edad, saltábamos de alegría al sabernos perdonados. Hasta el punto que alguien nos dijo que ella se dirigía a las amigas y les decía: “Dime pecados que haya podido cometer, que me voy a confesar”.  Qué cándida inocencia…

Leer más...
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 3 de 42