Imágenes

ayuntamientosg.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy33
mod_vvisit_counterAyer42
mod_vvisit_counterEsta semana124
mod_vvisit_counterSemana anterior566
mod_vvisit_counterEste mes1665
mod_vvisit_counterMes anterior1686
mod_vvisit_counterTotal1029399

Visitantes en línea: 4
22-05-2024

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
Un sermón en los inicios del siglo XIX PDF Imprimir E-mail
Escrito por administrador   
Jueves, 01 de Mayo de 2003 18:57


 

 

 

Cuando leí por primera vez el nombre de los Duques de Medinaceli relacionado con Gaucín, creí que era una equivocación de mi tío abuelo Ubaldo de Molina Fernández.

 

Había visto por alguna parte que Ubaldo de Molina fue Secretario del Ayuntamiento de Gaucín y Cronista Oficial de la Villa. Y leí el memorándum que había escrito sobre el Santo Niño, que alguien había hecho llegar a Margarita Román y que, posteriormente, se transcribió en una de las Revistas anuales de la Hermandad.[1]

 

En este memorándum o “testimonio histórico” como le llama el propio cronista, se alude como bienhechores del Santo Niño a los Duques de Medinaceli. Pensé que se trataba de un error de imprenta o de transcripción, y que la alusión debía hacer referencia a los Duques de Medina Sidonia, que eran los que, desde que les fue concedido por los Reyes Católicos,  detentaban el Señorío sobre Gaucín [2]. O, simplemente, que ello se debía a una oficiosidad de Ubaldo de Molina, que apostillaba que “ello consta en dos documentos auténticos consultados...” sin reseñar las fuentes. Hoy compruebo que el “Sermón...” que voy a divulgar pudo ser una de las fuentes de su documentado testimonio [3].

 

Más tarde, navegando en los buscadores de Internet, encontré una referencia a D. Luis Tomás de Villanueva Fernández de Cordova Figueroa y Ponce de León (fallecido el 6 de julio de 1879) relacionada con Gaucín y me enteré de que el XV Marqués de Medinaceli había nacido en nuestro pueblo el día 18 de septiembre de 1813 (“was born in Gaucín (Málaga) 18 sep 1813”).

 

Ahora, encuentro todo lujo de detalles en un opúsculo que he tenido la suerte de encontrar en la Biblioteca Nacional [4]sobre el “SERMON que en la solemne acción de gracias celebrada EN LA VILLA DE GAUCIN del Obispado de Málaga... dixo... el día 8 de setiembre de 1813 D. Miguel Alarcón y Morales...”.

 

A él dedico estas líneas para poner de relieve alguno de los acontecimientos acaecidos en nuestro pueblo por aquellos azarosos días.


 


1. - LA RAZON DE TAN SOLEMNE PRÉDICA.-

El Sermón fue la pieza principal de la solemne acción de gracias celebrada en la Iglesia Parroquial de Gaucín, “con motivo de la pérdida y feliz hallazgo de la prodigiosa Efigie del Santo Niño-Dios, ultrajada en la Ermita del Castillo donde se veneraba, y arrojada por el peñasco que lo rodea en una de las invasiones de los soldados Franceses”, como se indica en la portada de la edición.

 

En la "Breve Noticia" que se inserta al final de la separata, "el Orador describe sencillamente el aparato y circunstancias de la solemne Función con que se trasladó y colocó en la Iglesia Parroquial de la Villa de Gaucín la Prodigiosa Imagen del Santo Niño-Dios, para celebrar al dia siguiente el Sacrificio de acción de gracias por su feliz hallazgo, y en desagravio de los ultrages con que la ofendieron los enemigos".

 

 La imagen que habia sido reparada por un buen escultor a costa del Señor Beneficiado, se encontraba en casa de éste a donde, en la tarde del dia 7, se dirigió la solemne procesión que salió de la Parroquia. Después de un solemne Te Deum, la procesión volvió a la Iglesia,donde se inció la Novena. A las nueve de la mañana del dia 8 empezó la función "con la asistencia del respetable Ayuntamiento, que estaba formado en cuerpo a los lados de la Capilla Mayor, acompañando también en su lugar el Señor Coronel Gobernador Militar de la Plaza y Castillo... se dio principio a una Solemnisima Tercia que entonaron grave y acordemente los Sorchantres de la Ciudad de San Roque y la Villa de Ximena... personas de todas clases que vinieron especialmente de las Villas de Casares, Ximena, Córtes y Pueblos de la Comarca...en la noche de este dia se continuó la Novena, se cantó tres veces la canción trágico histórica, que compuso en verso el D. Fernando Guerrero y Palacios...".

 

Después de describir otros sucesos, como dos nuevas funciones de acción de gracias (de las que doy noticia mas adelante), da cuenta del feliz acontecimiento del nacimiento del futuro XV Duque de Medinaceli y las dos nuevas Funciones de acción de gracias, una a expensas de los Duques y otra a costa del Ayuntamiento de la Villa "que interesada en el antiguo vasallage en la properidad de dichos Señores, quiso mostrar christianamente su alegría y darles esta prueba religiosa del amor que les conserva".

 

Los Señores Duques hicieron exquisitos regalos para el culto y ofrecieron enviarles otros desde Madrid.

 

 

 

2. - ESTRUCTURA DEL SERMON. EL AUTOR Y LA DEDICATORIA.-

 

2. 1. - El Sermón consta de un “Exordio” o preparación del ánimo de los oyentes, en el que reseña las tristísimas circunstancias de la profanación y pérdida de la Imagen, el feliz hallazgo y exhorta a los oyentes a prestar la debida atención con “sentimientos religiosos de ternura, amor y gratitud con que debéis celebrar esta Solemnidad”. Le sigue una “Introducción al Discurso”, donde el orador sagrado glosa la exclamación de Jeremías “Él es la esperanza de Israel y su Salvador en tiempos de tribulación”, para terminar recitando un “ Gaucín, Gaucín!, aquí tienes otra vez a tu Dios... y en esa antigua y prodigiosa Efigie, ha sido tu Salvador, y Libertador en el tiempo de tu gran tribulación”.

 

Aparte de una  “Dedicatoria” y una “Nota” previa, que explica las circunstancias del nacimiento del futuro Duque, amén de una “Advertencia” final, doce “Notas” a pie de pagina y la “Breve Noticia”ya reseñada sobre el aparato y circunstancias de la solemne función religiosa del año 1813, el centro del sermón está compuesto por tres apartados.

 

En el primero, se insiste en la idea del Niño Dios como Salvador y Libertador de Gaucín.

 

En el segundo epígrafe, se   exponen al interesado auditorio los prodigios según el sello de una Tradición piadosa y los Milagros del “Santo Niño Dios de Gaucín”, todos ellos públicos y averiguados escrupulosamente, exponiendo algunos en concreto, ya consten en las actas de su Ayuntamiento, ya sean grabados en el corazón del pueblo. Para terminar el panegírico, efectúa citas de Moisés, Barach y Debora, Gedeón, Josué, David y los Macabeos como salvadores en situaciones análogas y a los que presenta como antecedentes de nuestra situación y finaliza regocijándose, como lo hicieron David ante la recuperación del Arca Santa, Jacob con la vuelta de José o la mujer que recuperó su dracma, situaciones comparables al hallazgo del Sagrado Niño, después de las crueles y repetidas invasiones de los enemigos.

 

Por último, en el apartado 3º, se detiene con la minuciosidad de un historiador en describir la situación del Gaucín de aquellos días, semejante a la profecía de Isaías en la que anunciaba la horrorosa catástrofe del Pueblo de Dios y detalla las circunstancias de la pérdida y del hallazgo de la Imagen. A estos hechos me referiré con más detalle en los siguientes apartados.

 

2. 2. - Sabemos que el sermón se imprime en la Oficina de Don Luis de Carreras [5] en el mismo año 1813 y sale a la luz “a expensas de dos devotos, con el fin de propagar el culto y la devoción del Santo Niño y asegurar a los pueblos su existencia”. Quienes fueran estos devotos no se especifica pero es fácil deducir que se trata de los hermanos José y Fernando Guerrero y Palacios, “Presbíteros, el primero Beneficiario propio que celebraba de Preste, y el segundo, su hermano, que estaba revestido de Diácono, ambos Directores de la Función y a cuya choza fue conducido el Santo Niño desde su feliz hallazgo”, que eran Camareros, por herencia y refrendo de los señores Obispos, “en atención a su fervoroso zelo y religiosa devoción” [6].

 

Era el orador sagrado D. Miguel Alarcón y Morales, “Presbítero y Beneficiado de las Iglesias de Atajate y Alpadeyre, excatedrático de Filosofía del Obispado de Alabarracin con incorporación a la Universidad de Zaragoza, Teólogo consultor y Examinador Sinodal del mismo, y Juez Sinodal de número del extinguido Real Consejo de las Ordenes”, como reza en la portada de la separata.

 

2. 3. - Alarcón tuvo la idea (que supongo sería moneda corriente en aquellos tiempos de lisonjas y parabienes) de dedicárselo “al Excmo. Señor Don Luis Tomás Fernández de Córdova, Marques de Cogolludo y de Solera, HIJO PRIMOGENITO del Excmo. Señor actual Duque de Medinaceli, de Feria... Gentil-Hombre de Cámara de S. M. Con exercicio”. [7]

 

D. Luis Tomás había tenido “la rara y plausible ocurrencia de haber nacido en la villa de Gaucín... quando (sus padres) iban de tránsito para Lucena, viniendo de la Ciudad de Ceuta, donde han estado refugiados del furor de los Franceses todo el tiempo de la guerra”.

 

Siendo Gaucín parada obligada en el tortuoso camino de Gibraltar o Algeciras (no sabemos por donde desembarcaron los Duques, desde tierras africanas) al interior de la Península y, en concreto, hacia Lucena, donde estaba la casa solariega, parece ser que descansaron algunos días en nuestra villa, donde debían tener una casa. Mi primo y cuñado Teodoro de Molina me indica que es la existente en la esquina de la calle Arrabalete con el camino del Cementerio Viejo, cuyo aspecto, antes de la demolición que se está llevando a cabo en estos días, es el que figura en la foto que inserto en el texto.

 

 

 

  Digo, que estuvieron algunos días en Gaucín, hasta el nacimiento y posterior bautizo del primogénito, pues en la nota introductoria del Sermón nos dice  el orador que “el creer piadosamente dichos Señores sus Padres, que este suceso feliz ha sido fruto de las oraciones con que se encomendaron al Santo Niño Dios (especialmente) en los últimos cinco días de la Novena, a que asistieron con religiosa devoción, ha parecido al Orador un motivo justo y racional para dedicar el Sermón al Niño reciennacido” [8]

 

En la “Breve noticia...” final se reitera la estancia de los Duques en los cinco días últimos de la Novena y nos cuenta el autor que “habiendo sido tanto más plausible su feliz nacimiento, quanto estaba consentida en que pariría hembra, según los pronósticos y señales observadas en los partos anteriores. Con este alegre e inesperado acontecimiento, hubo general regocijo en el Pueblo; y después de haber tenido aquella Parroquial el honor de bautizar solemnemente en su Pila a Niño tan Grande, se repitieron dos solemnes funciones...”

 

 

 3. - EL GAUCÍN DE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA.-

 

En el Exordio y en el epigrafe 3º de la parte central, el Orador describe con gran precisión la catastrófica situación que se vivió en Gaucín, desde la primera invasión de las tropas napoleónicas.

 

 Esta es la parte del "Sermón..." que más fielmente sigue el "Testimonio histórico..." de Ubaldo de Molina, por lo que me remito a éste para no ser reiterativo. No obstante pondré de relieve algunas peculiaridades que me parecen significativas.

 

Es curioso encontrar en una pieza sacra las siguientes consideraciones de marcado matiz político:"Por uno de los justisimos juicios de Dios sobre la suerte de España, permitió el Señor que se desconcertase de una vez el equilibrio político, que sostenía el nivel de la Monarquía... y que en medio del trastorno que había en la Corte en el año 1808, se aprovecha el Tirano de Europa de las disensiones domésticas entre Carlos IV, su Privado y el inocente Fernando, para introducir sus tropas en el interior del Reyno, ocultando su perfidia bajo el velo y la apariencia de amistad."

 

Ese mismo juicio divino permitió, a juicio del orador, que se conquistasen Plazas fuertes y casi todas las Capitales "y que a la pequeña porción de  Pueblos que empezó a resistir su yugo, los tratasen como a insurgentes, atacándolos con numerosas Divisiones, persiguiendo a sus moradores y afligiéndolos con todos los horrores del inciendo y de la muerte. Gaucín fue desde luego uno de los pueblos cuya dominación les interesaba más y considerado el Castillo como un punto de ventajosa situación".

 

Y, acordandose de la profecía de Isaías sobre el Pueblo de Dios (cap.24), rememora los tiempos pasados: "Gaucín que era una población gloriosa por su situación, hermosura y bello temple, por su riqueza y abundancias, circunstancias que hacían vanidad sus Vecinos entre los demás pueblos de la comarca, gloriándose de la ilustración y finura de su trato entre las personas nobles; de la magnificiencia y solemnidad de sus funciones celebradas por su Convento de Religiosos y numeroso Clero y, aún de la preferencia que le daban los Forasteros y pasajeros por la sociedad y amable trato que encontraban en su hospedaje y alojamiento".

 

Y reiteraba lo que ya sabemos. "Gaucín, digo, ... fue pisada una y muchas veces por sus enemigos... y sus vecinos se vieron abligados a cerrar sus casas...se acabó el gozo y la alegría... los honestos placeres con paseos, tertulias y juntas amistosas... llegaron a enfermar de tanto gemir... cesó la celebración de los Santos Oficios... se apagó el eco armoniso de sus Tímpanos y Órgano sonoro... huyó cada cual a las cuevas de  los montes, quedó abandonado el Pueblo a una silenciosa soledad... los enemigos como Furias Infernales todo lo volteaban, todo lo pisaban y destrozaban, entregado al furor de las llamas lo que sus fuerzas o su saña no podían destruir..."

 

No puede describirse mas certeramente la acción vándalica de los franceses. Y el avezado cronista de nuestro pueblo supo recoger estos, y otros, magistrales trazos de tragedia y hacernoslos llegar para nuestro conocimiento. Así como la minuciosidad con que detalla las seis invasiones de los franceses, desde la del dia 28 de mayode 1910, hasta la del 27 y 28 de marzo de 1811, pasando por la del 8 de julio de 1810 (en la que entraron por "el carril de Gibraltar") y durante la que -el siguiente dia 13- se produjo el ultraje a la Imagen y la muerte en las gradas de la propia Iglesia Parroquial de los ancianos D. Rodrigo y D. Fernando Palacios, junto a su hijo y sobrino D. Fernando Palacios y Chacón, Sorchantre de la misma.

 

Me llama la atención que no haga mención alguna a la figura de José Serrano Valdenebro (nombrado Comandante en Jefe de la Serranía de Ronda por Real Orden de 24 de agosto de 1810), personaje central de aquellos años en nuestra Serranía y, mas concretamente, en nuestro pueblo, que había sido Cuartel General de las Guerrillas contra Napoleón hasta el 2 de julio de 1811 y que fue nombrado Capitán General de Cartagena en 22 de julio de 1812, donde moriría el 14 de marzo de 1813.

 

Sabemos que en los episodios que describe tan ardorosamente el orador, tuvo una parte principal el General Valdenebro, cuya esposa, mi antepasada Buenaventura Sanchez Hernández de Villegas [9] fue objeto de vejaciones y proposiciones inconfesables, como nos narra el propio Valdenebro en “Manifiesto a la Soberanía... que trata de las campañas de la Sierra Meridional" [10].

 

En la noche del 1 al 2 de marzo de 1810, despues de tomar el mando de las guerrillas, se dasplazó a Gaucín distribuyendo las tropas en diversos lugares, entre ellos en el Salto del Cura, y previno al vecindario para que se pusiera a salvo. "Mi esposa y familia salieron con los trages mas humildes a guarecerse a una heredad, abandonado la casa a su discreción... a las cuatro de la madrugada, se oyeron muchos tiros... lo primera atención del enemigo fue rodear mi casa depositándose en ella el que mandaba... y mas cuando supieron que la sierra me habia proclamado su gefe. Es de advertir que durante los ocho dias que la tropa francesa residió allí pacificamente alojó el general en mi casa a su comitiva. Pusieron mucho conato en seducir a mi esposa para que me inclinase a seguir su partido, asegurándome las más lisongeras recompensas. Les respondía con modestia, acomodandose a las circunstancias en que se hallaba. Mas obligándola un dia a que a lo menos se presentase a un convite que celebraron en mi propia casa, promovieron, excitados de traydores, con especial empeño la pretensión; y exesperada de la violencia para un objeto tan indecoroso, les respondió con la bizarría que le es propia "Que su marido no era hombre capaz de hacer cosa contraria a la virtud y al honor; ni ella muger de atentar contra sus nobles sentimientos, proponiéndole una infamia que denigraba su nombre y el de su posteridad". Heroicidad que elogió el gefe francés, y mandó que se le tratase con decoro, y que no se le molestase más; añadiendo, con oprobio de los traydores, que obraran como correspondía a su obligación y al conocido mérito de su marido. Mi casa fue la primera que se incendió en la tierra. Era la mas opulenta y en ella se consumió toda nuestra fortuna, pues no hubo tiempo para precaver la ruina. Me dejé caer a la venta que llaman de la Carraca, una legua de Gaucín sobre el camino real... despaché a tomar posesión en el Hacho...en la sierra de Algatosin mataron veiticuatro hombres, entre ellos el geje pricipal...demasiado se hizo en veinticuatro horas de revolución. Me reuní en Casares con mi familia. Encontré a mi esposa penetrada de dolor, no por su infortunio, sino por considerarme sin fuerza ni autoridad para vindicar el estrago."

 

Esta omisión, involuntaria o intencionada, contrasta con la fidelidad con que nos cuenta lo afligido que había encontrado al Sr. Beneficiado D. José Guerrero y Palacios que "estuvo gravisimamente enfermo de melancolía, y en peligro de muerte, casi todo el año 810 y parte del 811".

 

 

 

4. - LA PERDIDA Y EL HALLAZGO DE LA IMAGEN.-

 

Si graves fueron los demanes que sufrió el Pueblo, "no os hicieron tan dolorosa impresión como la pérdida del Niño" , enfatizaba el orador en su Exordio, al referirse a "la funestisima desgracia sobre todas las desgracias, de que los enemigos habían asaltado a su Santuario, robando, profanando y ultrajando su sagrada Imagen".

 

Con minuciosas descripciones nos adentra el orador en los horrores de la tragedia que afectaba a los lugares santos: "entraron en este Tamplo, despojaron sus Altares y arrastraron, truncaron y aún decapitaron las Imagenes de los Santos... penetraron sus muros y atrio sagrado, rompiendo las puertas del Tabernáculo... los soldados franceses subieron al Castillo, entraron en el Sabtuario del Niño Dios, profanaron con sus alevosas manos la Sagrada Efigie, la despojaron de sus preciosos vestidos, robaron su joyas y cometieron el mas exacrable de todos los delitos, arrojandola con vilipendio por el peñasco que lo rodea... quedó pues el Sagrado Niño sepultado entre las concavidades del peñasco..."

 

Se hace preguntas sobre el destino de la Imagen: su quema, el ultraje, su destino para la venta...y afirma "se esparcieron varias voces por el pueblo y los de la Comarca, y entre la incertidumbre de su paradero, unos decían que lo habían quemado, otros que se lo habían llevadoa Ronda, durando asi la insoportable ansiedad de los corazones devotos, hasta que el inesperado Milagro de su hallazgo calmó las dudas e inquietudes"

 

Apareció entre los peñascos y considera providencial el que su precipitación por lugar "tan asperísimo y eminente por la parte del Rio" . Por ello y por la circunstancia de que "no hubiera recibido grave daño, siendo de una materia y construcción delicada" le invita a considerar "este acontecimiento como milagroso, siendo posible considerar su hallazgo como una nueva aparición"

 

Hay dudas sobre la persona o personas que encontraron la Imagen. Ubaldo de Molina nos habla de que fue hallada "por la afortunada vecina Doña Ana Jimenez Orozco, esposa de Don Esteban de Salas Moya". El autor del "Sermón" que vengo comentando, asimismo señala a ésta, y después de hacer una poética descripción de las idas y venidas del vecindario en busca de la imagen perdida y entre alegorías y parabolas de las Sagradas Escrituras, nos presente como una nueva Ana, esposa del viejo Tobias, a “Ana Ximenez (que santa gloria halla)” y apostilla ”no quiso el  Señor que viese este glorioso día (se refiere el orador al de la solemne Función en la que predica) en la tierra, quizás para que lo tuviera completamente feliz en el Cielo”.

 

No obstante, nos pone sobre aviso cuando en la Nota11 al Sermón nos indica: "Aunque en los impresos que circularon por los pueblos los señores Cura y Beneficiado de la Parroquial de Gaucín, anunciando la festividad  de acción de gracias, se decía que Ana Ximenez fué la que lo encontró, queriendo el Orador averiguar con prolixa exactitud, la vispera del Sermón, quien fue ciertamente la persona que primero lo descubrió, supo que se disputaba esta fortuna entre dos buenas mugeres; pero ello es que la dicha Ana lo entregó al Teniente de Cura D. José Aliseri Clemata, y este es el que la condujo en sus brazos a la choza del Señor Beneficiado"

 

 

 


 

 5. - DENOMINACION DE LA IMAGEN.-

 

 

 

Una nota que me interesa dejar aclarada es que, desde antiguo, la imagen ha sido nombrada como “Santo Niño-Dios”, aunque la concreción de Santo Niño-Dios “de Gaucín” debería ser la correcta, para diferenciarla de otras advocaciones, como las del “Niño de Granada”, el “Niño de Praga” y tantas otras, pues en las numerosas advocaciones, cada niño recibía por lo general un sobrenombre o apelativo doméstico, que personalizaba y humanizaba la imagen y la distinguía de las demás de similar esquema iconográfico. A veces iban acompañadas de atributos, como una cruz, un mundo, o, en nuestro caso, una granada (símbolo de la Orden Hospitalaria).

 

La imagen del Niño Jesús aparece tardíamente en la iconografía religiosa, señalándose la Navidad de 1223, con el Belén de San Francisco de Asís, como el momento de su aparición en las artes plásticas, que se desarrolla después de la reforma tridentina, siendo una de las imágenes más representativas del barroco contrarreformista. De todas formas, se considera a Santa Teresa de Jesús como la que contribuyó en mayor grado a la devoción del Niño Jesús, después del encuentro en el convento de la Encarnación, según la tradición [11].

 

A partir de entonces, la variedad de modelos y tipología es abundante, no solo en los conventos, sino en las parroquias y casas particulares.

 

La religiosidad sevillana, así como la granadina, fueron de las primeras de la cultura hispana en promover el culto al divino infante y prodigar sus representaciones. Múltiples fueron los artistas, como Pedro de Villegas (1556), Gerónimo Hernández (1582) o Juan Martínez Montañez, Alonso Cano y otros, o, como cita Ubaldo de Molina, Pedro Torrigiano afincado también en Granada, a quien atribuye la autoría de la imagen traída por Juan Ciudad [12]

 

Volviendo a las denominaciones utilizadas en el “Sermón...”, señalaré que son varias.  Desde la portada se le denomina “Efigie del Santo Niño-Dios”[13], pero tambien se cita como "Milagrosa Efigie", "Sagrada Efigie" o "Sagrada Efigie del Niño-Dios".

 

Tambien se utiliza la expresión "Imagen". Asi,  "Sagrada Imagen", "Sagrada Imagen del Niño-Dios", "Prodigiosa Imagen del Santo Niño Dios".

 

La cariñosa apelación al "Niño" es, sin embargo, la mas utilizada: desde el “Santo Niño”, en la portada, a "Sagrado Niño", "Divino Niño", o simplemente "Niño"

 

Muy utilizada es la combinación "Niño-Dios" :  “Santo Niño Dios”, en la Nota introductoria, "Sagrado Niño-Dios", hasta la mas significativa de "Niño Dios de Gaucín" (2º, pg. 16)

 

 

 


 

6. - PERSONAS CITADAS.-

 

 

En el Sermón y en las notas adicionales, el Orador hace numerosas citas personales, aparte de hablar genéricamente de los franceses, del pueblo, de los vecinos y comarcanos, de los numerosos Sacerdotes, Religiosos, Curas y Beneficiados, venerable Clero, las personas mas distinguidas del pueblo, etc.. Paso a enumerarlas -por el orden en que aparecen-  indicando la relación con los actos.

 

LUIS DE CARRERAS, conocido editor malagueño, en donde se imprime la separata.

LUIS TOMAS DE VILLANUEVA FERNANDEZ DE CORDOBA, primogenito de los Duques de Medinaceli, nacido en Gaucin el 18 de febrero de 1813.

XIV DUQUE DE MEDINACELI, Grande de España de primera Clase.

TIRANO DE EUROPA, sin nombrar a Napoleón Bonaparte.

CARLO IV, Rey de España que abdicó en su hijo Fernando.

SU PRIVADO, Godoy, Principe de la Paz.

FERNANDO VII, "el inocente" le llama el Orador, "el deseado" del pueblo, el traidor...

ANA XIMENEZ, vecina de Gaucín que parece ser encontró al Imagen despeñada por los franceses.

FERNANDO GUERRERO Y PALACIOS, presbítero, que actuó de Diácono en la solemne Función, Director junto a su hermano de la misma, (nota 1), de la familia Guerrero y Palacios, distinguida por su nobleza antigua, que cuida del culto, recibiendo de uno en otros como en herencia el titulo de Camareros (nota 3).

JOSE GUERRERO Y PALACIOS, presbítero, que actuó de Preste en la solemne Función, Director junto a su hermano de la misma, (nota 1), de la familia Guerrero y Palacios, distinguida por su nobleza antigua, que cuida del culto, recibiendo de uno en otros como en herencia el titulo de Camareros (nota 3).

MARIA INFANTE Y COLLADO, de la que relata un milagro, ya que se hizo llevar en silla a la Ermita y "se dejó allí las muletas, y baxó a su casa por sus pies perfectamente sana".

JOSE ALISERI CLEMATA, hijo de la anterior, Teniente de Cura, de quien se dice en otro lugar que fue el que recibió la Imagen de Ana Ximnez y la llevó a casa del Beneficiado.

ROPDRIGO PALACIOS, de 84 años que fue acometido por los franceses cuando subía las gradas del altar, donde intentaba refugiarse, sobreviviendo hasta la madrugada del siguiente dia 29 de mayo de 1810.

FERNANDO PALACIOS, hermano del anterior, de 80 años, que sufrió la misma suerte.

FERNANDO PALACIOS Y CHACON,Sorchantre de la Iglesia Parroquial,  de 58 años, hijo y sobrino de los anteriores, que les acompañó a la Iglesia y fue asesinado en el acto.

"OTRAS DOS BUENAS MUGERES", que se disputaban, junto a Ana Ximenez, la fortuna de ser la primera persona que descubriera la Imagen. No se citan sus nombres, ni Ubaldo de Molina da noticia de ellas. Debieron ser personas de menor consideración que la esposa del D. Esteban de Salas Moya.

"UN BUEN ESCULTOR", que reparó a Imagen depositada en casa del Beneficiado.

SEÑOR CORONEL GOBERNADOR MILITAR DE LA PLAZA Y CASTILLO, cuyo nombre no se menciona, que asistió a la solemne Función del dia 8 de septiembre de 1813.

FR. BARTOLOMÉ MOSCOSO, Religioso Calzado de la Orden de la Santísima Trinidad, Orador de una segunda Función de acción de gracias el dia 9, tercero de la Novena.

UNA SEÑORA DEVOTA DE ALGECIRAS, cuyo nombre no se indica, que costeó el domingo infraoctavo otra funcion de acción de gracias.

FR. JUAN DE CHRISTO, Religioso Carmelita descalzo del Convento de la Villa, que predicó el sermon de la antreior función.

LA SEÑORA DUQUESA DE MEDINACELI, que dió a luz con toda felicidad al Primogenito "quanto estaba consentida de que pariría hembra".

 

 

 

 

 



[1] “Testimonio histórico del Culto al Niño Dios de Gaucín. Ad futuram rei memoria”,  en Historia del Culto al Niño Dios de Gaucín, Ed. Hermandad del Santo Niño, imprenta Galindo, Ronda, reedición de septiembre de 1886, pgs. 8-17

[2] Ver mi trabajo sobre el Marqués de la Ensenada, en el que inserto el Privilegio, en www.salvador.martin.name.

[3] Ubaldo de Molina escribe su testimonio en cinco “certificaciones” sobre “datos recogidos de los archivos eclesiásticos y municipal... y por tradición”, sin reseñar como hoy es costumbre las fuentes concretas de los hechos o circunstancias que se certifican. Constato que parte de la segunda certificación (la que hace referencia a la veneración de los fieles y a los milagros) y la totalidad de la tercera certificación (que relata los avatares de la pérdida de la venerable efigie, su hallazgo y la conmemoración que se hizo para la ocasión en septiembre de 1813) son copia, a veces literal, del “Sermón...” que voy a comentar en el texto de este artículo

[4] Signatura R61-391

[5] Luis Carrera fue notable impresor en la Málaga de la época, alcanzando el titulo de impresor oficial de la ciudad, de la Maestranza de Ronda y del Colegio de San Telmo. De tendencia liberar se dice que cobijó en su casa al General Torrijos. Murió en 1842. Datos tomados de “El Patrimonio Bibliográfico del Archivo Municipal de Málaga”, ed. Area de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, 2003.

[6] Así reza en las notas (1) y (2) del “Sermón...” y en otras numerosas alusiones dentro del mismo.

[7] En 1368 se concedió el condado de Medinaceli a Isabel de la Cerda. Los Reyes Católicos elevaron el rango a Ducado en 1479. En 1711 muere sin descendencia el IX Duque y la Casa pasa a su hermana Feliche Maria, casada con el Duque de Ferias, por lo que el Ducado pasa a los Fernandez de Cordova.

[8] Si el primogénito de los Duques estaba recien nacido, y el nacimiento tuvo lugar el día 18 de septiembre, el Sermón se pronunció antes de nacer el niño, el segundo día de la novena, día 8, y los Duques estuvieron en Gaucín, por lo menos, desde el día 11 para seguir devotamente los últimos cinco días de la novena. El orador, pues, lo que dedica al futuro Duque de Medinaceli no es el sermón, sino la impresión del mismo, que se hizo en el mismo año de 1913.

[9].- Se casó con ella, en terceras nupcias, el 20 de febrero de 1802. Una de sus hijas, María, se casó con José Faura Serra, de cuyo matrimonio nació mi abuela Francisca Faura Serrano.

[10] Según el relato de este Manifiesto, Valdenebro había sido nombrado Comandante General de la Legión Real de Marina en octubre de 1809. Cuando el ejército francés entró en Gaucín el 22 de febrero de 1810, por el camino real de Gibraltar, dejando en nuestro pueblo un destacamento de cien hombres y adelantando el grueso del ejercito a Ximena para someter al Campo de Gibraltar, él se encontraba guarecido en unos bosques intrincados y allí conoció el levantamiento de los hombres Casares, Jubrique y Benarrabá y cómo el 28 de febrero entraban en Gaucín pasando por las armas a los franceses. El dia 1 de marzo lo visitaron comisionados de toda la serranía para que se hiciese cargo del mando de las guerrillas, mando del que fué removido el 2 de julio de 1811. Por consiguiente, aparte de todas las acciones horóicas, de las que doy cumplida cuenta en mi trabajo inédito sobre Serrano Valdenebro, me interesa resaltar en este momento lo que el propio interesado nos relata sobre los sufrimientos de su esposa).

[11] F. J. Martínez Medina: “Las imágenes del Niño Jesús”, “Los Niños Jesús en el Museo de la Casa de los Pisa”, Granada, 1998, pgs. 13-30.

[12] Op. cit. pg. 10.

[13] Según MM, esfinge es representación de alguien, particularmente de personajes sagrados; en lenguaje culto, representación de personajes importantes