Imágenes

gaucincrestellina.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy20
mod_vvisit_counterAyer88
mod_vvisit_counterEsta semana257
mod_vvisit_counterSemana anterior527
mod_vvisit_counterEste mes982
mod_vvisit_counterMes anterior2327
mod_vvisit_counterTotal807760

Visitantes en línea: 1
14-12-2017

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
Mi pintura
autoretratoconmama.JPG

COLOR Y VOZ PARA GAUCÍN

No caben dudas de que el paisaje urbano fue siempre una fuente inagotable de emociones artísticas, como no caben de que es uno de los grandes manantiales por los que se desborda la nostalgia. Y Gaucín es belleza que inspira a la belleza.

Y Salvador Martín de Molina, aun antes de salir de sus límites, ya tuvo nostalgia de Gaucín, como si adivinase que buena parte de su vida iba a ser un inacabable periplo de exilio echándolo de menos.

Esa presencia nostalgiada es el tema de las veinte pinturas de esta inspiración y de los veinte poemas breves -arte nacido del arte- que de su emoción salieron. En ambas hay búsqueda y hay encuentro.
Podría decirse que la peripecia personal de Martín de Molina es la de un Orfeo y su larga residencia giennense es una búsqueda enamorada de la esencia de su tierra de nacencia, la Diosa. Pero si Orfeo, que emociona a las piedras y a todo lo inanimado y encanta a la fauna y a las flores con su música, pierde a Eurídice por volver la vista atrás, nuestro pintor -quien también palpita en la poética de la palabra- retorna para reconquistar definitivamente con su sentir plástico la tierra y las piedras, la luz y las cales con las que nunca dejará de existir.
Estas pinturas y estas palabras son, a mi juicio, un hermoso caer en la cuenta.

MANUEL URBANO.

 

 

 

(Con estas palabras prologaba mi amigo, el poeta y escritor Manolo Urbano, mi libro "Veinte pinceladas para unos Versos". Quiero que ellas sean el inicio de Mi Pintura, por ser el aliento del primer amigo que me concedió su amable benevolencia. En respuesta a ellas, escribí "Para una poesía sobre la lejanía" que podéis leer en "Una experiencia poética en 33 versos", de la Sección Mi Poesía, de esta misma página)