Imágenes

santo nio rojo.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy76
mod_vvisit_counterAyer76
mod_vvisit_counterEsta semana76
mod_vvisit_counterSemana anterior505
mod_vvisit_counterEste mes1078
mod_vvisit_counterMes anterior2572
mod_vvisit_counterTotal880666

Visitantes en línea: 5
15-12-2019

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
¡Gaucín soñado! PDF Imprimir E-mail
Escrito por Salvador   
Jueves, 19 de Marzo de 2015 00:36

 

Ya el Chorrillo no se adorna con guijarros relucientes como el bronce
ni brotan verdes hierbecillas entre sus dedos doloridos:
no hay armonía para los ojos.
Pero queda el aroma de los juncos que suben por las veredas
y trepa desde tus aguas.


Es inútil que los higos chumbos se marchiten envenenados
y que las escombreras de plomo ennegrezcan a la vera
del camino del inglés.
Siempre olerán tus dulces a horno caliente y a lirio,
azucena árabe renacida


Hace tiempo que las laderas en la solana de la Lobería
no se preñan de olor a humo en hornos de cal naciente,
ni las adornan sus cenefas.
De todas formas, las nerviosas palomas con lloroso runruneo 
vuelan con fe sobre tus tierras.


Nadie podrá olvidarte, aunque quisiera, con esa tristeza 
de quien nada posee, ni recuerda. Ni le importa nada
por mucho que lo intente.
Pero volverás a enseñar los tajos grises de tus Piedras del Río,
junto al Genal bravío.


Es inútil:
No te iras de mi memoria para velar mi desamparo.
Pero venturoso:
No huiré de tu presencia, ni de tus gentes.
¡Gaucín soñado!