Imágenes

p3031270.jpg

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy95
mod_vvisit_counterAyer146
mod_vvisit_counterEsta semana529
mod_vvisit_counterSemana anterior1099
mod_vvisit_counterEste mes2654
mod_vvisit_counterMes anterior4997
mod_vvisit_counterTotal859357

Visitantes en línea: 3
18-07-2019

Busca en mi página


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates
Bosquejos


 

Esta era mi tercera Exposición, debida especialmente a la insistencia de mi maestro Pepe R. Gabucio y otros amigos. Se celebró en los meses de marzo y abrl de 2004, al borde de mi jubilación profesional. Recuerdo con cariño, aparte de la presentación a cargo de la Profesora Pérez Miñano, la visita que recibí del Maestro Paco Cerezo, a quien le entusiasmó un apunte sobre olivos. Yo destacaría, etre otros, unos bosquejos sobre la Iruela,los cencerros y otros motivos gaucinenses, como este "Aires de Gaucín" que encabeza este comentario. Hay dos cuadros -la vasija de aceite y los álamos- que recibieron la atención de una poetisa brasileña que les dedicó unos encantadores versos. Fue todo muy gratificante.

 

 

Palabras de presentación de la exposición "Bosquejos" de Salvador Martín de Molina

CARMEN PÉREZ MIÑANO
Dra. Historia del Arte


En esta vía abrupta que es la vida, Salvador Martín de Molina se topó tras una larga convalecencia con un medio de avanzar resueltamente a modo de catarsis: la pintura, como ejercicio de retorno a lo humano, y su pequeña historia personal se vio afectada por la Historia, con mayúsculas, implicándose en menesteres que atrajeron su motivación artística. La poesía, -Veinte pinceladas para unos versos (2004)-; el relato: Seis personajes en busca de una cárcel (2001), editado por la asociación de amigos de los Iberos; el ensayo histórico, -ha trabajado vindicando el escenario de su ciudad natal, Gaucín, como el lugar donde la Carmen de Merimée escogió como centro de sus correrías- y por supuesto, la pintura.

El fruto de la palmera está maduro y esa madurez serena se manifiesta de forma natural en la pintura de este hombre que parece que llevara toda la vida dedicándose a ella. No en balde fue galardonado con el Primer premio de pintura otorgado en 2000 por la Diputación Provincial.
Salvador Martín, aparte de prestigioso jurista de oficio, es poseedor de una rica y dilatada vida cultural, desarrolla una gran actividad pictórica fruto de la cual es esta nueva exhibición de 30 obras que ha querido llamar, con modestia, Bosquejos.

El bosquejo o boceto responde a la definición de aquellos trazos fundamentales y sin precisión esbozados por el artista que sirven como preparación para una obra definitiva. Trazos sueltos que, a mi juicio, resultan definitivos por sí solos en muchos casos de lo que vemos expuesto ahora en Jaén.

Si bien toda elección formal es fruto de una filosofía y una ética -que no entraré a discutir en el caso de Salvador Martín por no introducir el desacuerdo con las palabras y conducirles al límite de la duda, y no quisiera salpicar de dudas lo que nuestros ojos pueden contemplar en la sala de exposiciones-, si cabe un breve comentario que ilumine un poco su significación profunda. Salvador Martín no es un aficionado. Salvador es un amateurs, cultivando el arte sin hacer de ello su profesión, es incapaz de controlar su espíritu en movimiento: pintar es una necesidad y un disfrute, dice en el programa de mano.

Con su maestro, José Rodríguez Gabucio, ha seleccionado un par de acuarelas, una guacha, 3 óleos y 24 acrílicos en los que son precisamente el abocetamiento de su factura y la riqueza de su gama cromática los parámetros más sonados de su lenguaje con la plástica.
Valiente con el pincel, su trazo es rápido y suelto, como corresponde en el caso de los acrílicos, de secado rápido y poco proclive al repinte, casi una pintura directa, resuelve los efectos lumínicos sin problemas en el dramatismo romántico de sus nocturnos o a plena luz, exprimiendo la poesía del aire.

Salvador experimenta su poética donde reúne y mezcla paisajes de alto contenido lírico en los paisajes de su querido Gaucín malagueño o en aquellas otras vistas sesgadas de las tierras de Jaén. La anécdota, el detalle del paisaje urbano como el caso de ese genius loci , ese duende jaenero popularmente llamado la mona de la fachada plateresca de la Catedral, portada de esta exposición, o la ruina de las fortalezas roídas por el tiempo sobre bravíos paisajes que evocan la historia y, aparte del regusto por lo pintoresco, nos evocan también la filosofía del desengaño ante el fracaso final de todas las empresas humanas, suscribiendo las palabras de Rodríguez de Ceballos.

Querido Salvador, a pesar de la premura del encargo para que te hiciese esta presentación, mis palabras no son fruto de la amistad que generosamente me has ofrecido, sino de lo que he visto, bosquejos, también, a vuelapluma en este caso, de tu pintura.
Te deseo muchos éxitos y permíteme unas palabras finales a modo de colofón que aunque no son de San Juan de la Cruz son de mis santos particulares:

Habéis tenido la suerte incomparable de tomar forma humana. No perdáis el tiempo. Aportad vuestra contribución a la obra esencial de la vida. Forma y sustancia son como el rocío sobre la hierba, el destino es como un relámpago y se desvanece en un instante.

Muchas gracias.





El arte de lo inacabado.
Salvador Martín de Molina refleja en sus pinturas una temática diversa que, en sus anteriores exposiciones (Campo de Gibraltar, Jaén), ha obtenido el favor de la crítica y la aceptación del público.

En ‘Bosquejos’ podemos apreciar un gran número de obras esbozadas, formas insinuadas donde se adivina un gran dibujante con inquietudes compositivas y una notable originalidad. Salvador Martín de Molina, malagueño de nacimiento y jienense adoptado muestra en sus obras rincones y motivos ligados al ambiente jienense. Sus acuarelas, óleos, carboncillos y pasteles transmiten una íntima sensación de serenidad, blancos silencios y sencillas incursiones en la verdad de las cosas. En su obra apreciamos una perfecta técnica dibujística y una aplicación del color muy naturalista.

Sus pinceles arrastran el color de los acrílicos por lienzos, tablas y papeles y nos descubren los escondidos cimientos de las rocas y los horizontes perdidos en la lejanía. Pero, siempre a las puertas de la esperanza, en sosiego refrescante.

www.fundacion-centra.org
Sala de la Fundación Centra, en Jaen, marzo de 2004
(Recogidos en La Gaceta de Gaucín, Colaboraciones)
Filtro de título     Mostrar # 
# Título del artículo Autor Hits
1 Bosquejos administrador 1913